CaixaBank reducirá 20 personas su plantilla en Cantabria y cerrará 9 oficinas

CaixaBank reducirá 20 personas su plantilla en Cantabria y cerrará 9 oficinas

El ERE que la entidad anunció el mes pasado afectará en toda España a 2.157 empleados y a la clausura de 793 sucursales urbanas

ISABEL AROZAMENA | JOSÉ M. CAMAREROSantander | Madrid

CaixaBank ha puesto sobre la mesa el número de empleados que se verán afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que anunció en diciembre dentro del plan estratégico a tres años vista: serán 2.157 los trabajadores que tendrán que salir de la plantilla, lo que representa un 7% de todos sus empleados. En Cantabria, el ajuste afectará a 20 personas de una plantilla de poco más de 200 trabajadores. Así se lo comunicó ayer la dirección de la entidad a los sindicatos, a la espera de iniciar una ronda de negociaciones que definirá los tipos de salidas acordadas para evitar que sean forzadas.

Los últimos procesos que la entidad, así como casi todo el sector financiero, ha llevado a cabo se han caracterizado por el carácter voluntario de quienes se veían afectados por la medida. En esta ocasión «se van a buscar las mejores soluciones», indican fuentes del grupo de origen catalán. A la vez puntualizan que «están puestas sobre la mesa todas las opciones» que pueden pasar por jubilaciones anticipadas para los trabajadores que se encuentren más cerca de los 65 años; o bajas voluntarias para aquellos profesionales más jóvenes que les compense acogerse a la reestructuración de plantilla que se plantea.

El dato

200
trabajadores integran la plantilla de CaixaBank en Cantabria que operan en un total de 45 oficinas.

Todo depende del resultado de la negociación, un proceso que aún no está abierto formalmente. Una vez que se constituya, ambas partes tendrán un plazo de un mes para llegar a un acuerdo. Fuentes cercanas a la negociación estiman que, como muy tarde, será antes de Semana Santa cuando el ERE se aplique, esto es, una vez transcurrido el primer trimestre.

Lo que sí está claro es que la reducción de plantilla afectará fundamentalmente a los empleados de las sucursales que se encuentren en los municipios con más de 10.000 habitantes. Ese fue el anuncio de la entidad cuando presentó a principios de diciembre el plan estratégico ante los inversores en Londres. CaixaBank quiere fusionar oficinas en las zonas urbanas donde hay un mayor solapamiento de locales. Por ello, más de 1.900 afectados serán empleados de esta actividad. Los otros 200, de otros departamentos.

Santander y Torrelavega

El banco que preside Jordi Gual tiene previsto cerrar unas 800 sucursales urbanas en los tres próximos años, aproximadamente un 17% del total. En Cantabria serán nueve de las 45 existentes en la actualidad en 24 poblaciones. Fuentes de la entidad señalaron que estarán situadas en Santander y Torrelavega y las que se cerrarán se agruparán en otras mayores, por lo que el cliente «tendrá un mejor servicio aunque se tenga que desplazar algo más». De esta forma, el banco llegaría a 2021 con unas 3.600 oficinas. Al mismo tiempo, el grupo intensificará la oferta de atención remota a través de gestores personales (con el servicio 'inTouch'), donde tendrán 2.000 profesionales, casi el doble de los actuales. Además, se extenderá el modelo de oficina 'store' en áreas urbanas hasta 700. Se trata de puntos de atención más centrados en el asesoramiento y la gestión del patrimonio de clientes.

La clausura de sucursales no afectará a las localidades de menor población. Se trata de unas 1.000 oficinas que CaixaBank quiere mantener abiertas para potenciar su modelo denominado AgroBank. Una de las novedades que se derivan de este proceso es ampliar el horario de atención al público por las tardes a todas las oficinas. Fuentes sindicales apuntan que los martes y jueves las oficinas abrirán también de 16.15 a 18.45 horas, además del horario de mañana.

 

Fotos

Vídeos