Cantabria impulsa un plan estratégico para fomentar la implantación del coche eléctrico

Cantabria impulsa un plan estratégico para fomentar la implantación del coche eléctrico
Andrés Fernández

El Gobierno encarga la elaboración del documento a la firma Evectra Mobility por 15.934 euros y cuatro meses para su ejecución

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

El Gobierno de Cantabria quiere anticiparse al medio plazo y ya ha puesto en marcha la maquinaria administrativa para elaborar un plan estratégico con el que promover la implantación de la movilidad eléctrica en la Comunidad. El Ejecutivo, a través de la Consejería de Medio Ambiente que dirige la vicepresidenta autonómica, Eva Díaz Tezanos, ha encargado a la firma Evectra Mobility Services, que ya ha realizado trabajos similares en grandes urbes como Madrid, Barcelona o Sevilla, la elaboración del documento. Para ello dispone de un plazo de cuatro meses y la Dirección General del área desembolsará 15.934,53 euros, IVA incluido.

Según el pliego de prescripciones técnicas que ha articulado la contratación, entre los trabajos para entregar el 'Plan Estratégico de impulso a la implantación de la movilidad eléctrica' se encuentra un análisis de todos los puntos de recarga tanto públicos como privados, con objeto de obtener una 'foto' de la situación actual en la región de las infraestructuras para reabastecer esta flota.

No sólo eso. Igualmente se contempla el «análisis de la situación actual en el mercado de la movilidad eléctrica», esto es, un estudio detallado de la oferta tanto de vehículos como de infraestructuras de recarga, así como el perfil de los colectivos sobre los que hay que incidir para impulsar este tipo de movilidad en Cantabria.

En paralelo, el documento tendrá que recoger el marco regulatorio que rige actualmente a nivel estatal, de manera que se detalle la normativa existente y se recopilen las diferentes medidas e incentivos dirigidos a fomentar el uso del transporte de esta naturaleza.

El Plan igualmente incluirá un informe previo donde se identifiquen los posibles puntos de recarga. Antes de la redacción de esta hoja de ruta autonómica se prevé que personal de Electra se entreviste con técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente para determinar el alcance de las actividades, así como la ubicación y características de los diferentes puntos de recarga.

Como colofón a todo este trabajo previo, la redacción del Plan Estratégico, que aporte «una propuesta de acciones y medidas de mejora e indicadores de seguimiento, incluyendo el coste y calendario de las mismas». Las sugerencias deben estar basadas en diversas directrices, como «la promoción y fomento del vehículo eléctrico», lo que implica estudios de viabilidad –técnica, económica y administrativa– para el desarrollo de una red de infraestructuras de carga rápida en Cantabria; el incremento del parque de vehículos eléctricos; proyectos de I+D+i; la coordinación de las diferentes administraciones públicas; y la colaboración del sector privado.

Hay más directrices. A saber, dentro del marco normativo y las políticas públicas, la modificación de las mismas «para romper las barreras asociadas a la movilidad eléctrica». Como complemento, diversas campañas de sensibilización y concienciación.

«Una realidad»

El director general de Medio Ambiente del Gobierno cántabro, Miguel Ángel Palacio, sostiene que «es un asunto de futuro para el que no contamos con los estudios necesarios, de manera que conviene tener un trabajo hecho sobre el que poder tomar decisiones», arranca. Entre esas actuaciones el alto cargo nombra los obstáculos para la generalización de la movilidad eléctrica o los puntos de recarga regionales, tanto los necesarios como los existentes.

Dentro de la justificación del contrato menor otorgado a Evectra, una de las pocas compañías que trabajan en este campo precisa el Ejecutivo, sobresale la relación del proyecto con 'La Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia'. «Con el fin de ejecutar la Estrategia de Acción frente al Cambio Climático en Cantabria 2018-2030 y lograr los objetivos fijados en la misma, se precisa la elaboración» del mencionado Plan de movilidad eléctrica.

En la misma línea se pronuncia Palacio. «Es una actuación que encaja dentro de las medidas contra el cambio climático. Esto es sólo un primer paso, pero está claro que el coche eléctrico es el futuro de la movilidad y que está llegando para quedarse. Otros combustibles como la gasolina o el gasoil irán desapareciendo con el paso del tiempo, de manera que se puede afirmar que el tema que queremos poner en marcha es ya una realidad y hay que prepararse para ello».

El Gobierno igualmente argumenta la necesidad de acometer esta inversión «dada la falta de medios técnicos y humanos disponibles en estos momentos en la Consejería de Medio Ambiente y dada la especialidad de la materia».

En 2016 se matricularon en Cantabria un total de 20 coches eléctricos y en 2017 fueron 45. Ese incremento de tan sólo 25 vehículos disparó el aumento interanual al 125%. Para entender mejor esta dimensión puede compararse el número con el total de ventas de automóviles de todo tipo en 2017, que alcanzó las 12.974. Desde los profesionales de la automoción aún se observa esta alternativa como muy 'verde' y se mantiene la confianza en los combustibles tradicionales.

 

Fotos

Vídeos