La cita judicial entre Gobierno y Grupo Vela por Fundinorte acaba sin acuerdo

Instalaciones que la compañía Fundinorte tiene en San Felices de Buelna. /DM
Instalaciones que la compañía Fundinorte tiene en San Felices de Buelna. / DM

El Ejecutivo se citará la semana próxima con UGT y CC OO para explicar al comité de empresa la situación de la fábrica de San Felices de Buelna

JESÚS LASTRA SANTANDER.

El primer contacto en los tribunales entre el Gobierno de Cantabria y el Grupo Vela a cuenta de la deriva que lleva en la actualidad el proyecto industrial de Fundinorte, antigua Greyco, y la parálisis que domina la planta enclavada en San Felices de Buelna acabó, tal y como se esperaba, sin acuerdo alguno. El Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Santander albergó ayer el acto de conciliación entre las partes promovido por los dueños de la factoría, actualmente cerrada y con el personal en casa tras haber firmado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en busca de que el Ejecutivo libere el millón en avales depositado por los dueños como garantía a la ayuda financiera que la Administración aportó a la iniciativa para colaborar a la reapertura de la fábrica.

Cronología de la problemática empresarial

09/2016
La unidad productiva de la antigua Greyco fue adquirida por el Grupo Vela y pasó a denominarse Fundinorte. Los 53 trabajadores que se mantenían en plantilla regresaban al trabajo.
10/2017
Primeras discrepancias entre los empresarios y el Gobierno, que apoyó con dinero público la reapertura. El Grupo Vela amenaza con cerrar la planta en enero si no se cumplen «los compromisos adquiridos», aunque recula a los pocos días. La propiedad pedía un nuevo préstamo de 1,3 millones.
03/2018
El Gobierno, a través de Sodercán, encarga una auditoría para conocer la viabilidad de Fundinorte después de que la parte empresarial solicitara al Ejecutivo más ayudas. De fondo, importantes desviaciones en las cuentas de 2017 y la negativa privada a seguir apostando por la planta.
04/2018
Sodercán traslada su propuesta de ayuda adicional siempre que el Grupo Vela asumiera unos compromisos. Desde entonces, el Gobierno apenas tiene noticias de los acontecimientos en torno al proyecto.

La cita, en la que tanto demandada, en este caso la firma pública Sodercán, como demandante estuvieron representados por abogados y procuradores, es el primer paso previo a un litigio al uso en sede judicial. No obstante, no se descarta que la próxima semana pueda producirse un acercamiento entre las partes que mitigue la tensión creciente desde que la propia Sodercán pusiera negro sobre blanco a finales de abril una propuesta para ofrecer financiación adicional a Fundinorte, 352.000 euros en total a sumar a los casi 3,3 millones que ya se habían destinado previamente a la actuación, siempre que el Grupo Vela asumiera varios compromisos, tal y como ha venido explicando este periódico. Entre las condiciones, regularizar las deudas vencidas e impagadas generadas durante el presente año (estimadas en algo más de 600.000 euros solamente hasta marzo); presentar un plan industrial que permita alcanzar una producción de al menos 400 toneladas al mes; y exhibir un plan comercial que acredite el ritmo de recuperación de clientes en base a pedidos en firme. Todo ello, además, después de la necesidad de encargar diversos informes técnicos que avalasen la viabilidad de la propuesta o que confirmaran las desviaciones temidas desde el Ejecutivo.

Reunión con los sindicatos

La plantilla de Fundinorte solicitó esta semana un encuentro a tres partes entre el personal, Sodercán y los dueños de la fábrica. Consultada por este periódico, la compañía regional de momento no se va a prestar a tal reunión al entender que son los propietarios los que tienen que dar explicaciones sobre el devenir del proyecto.

Eso sí, para la semana que viene está previsto un cónclave con UGT y CC OO en el que participen los secretarios generales de ambas organizaciones, Mariano Carmona y Carlos Sánchez, respectivamente, ambos miembros igualmente del Consejo de Administración de Sodercán; los responsables de las federaciones de Industria de ambos sindicatos; y el comité de empresa.

Por otro lado, el Gobierno está a la espera de conocer si Fundinorte se encuentra en preconcurso de acreedores desde abril, tal y como se ha deslizado a la Administración. El Ejecutivo ha enviado un burofax requiriendo información.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos