La deuda pública vuelve a situarse por encima del 98% del PIB

Fachada del Banco de España./Efe
Fachada del Banco de España. / Efe

Los datos del Banco de España de marzo revelan cinco meses consecutivos al alza hasta situarse en los 1,2 billones de euros, 38.000 millones más que hace un año

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

La deuda que acumulan las administraciones públicas sigue imparable. En marzo volvió a subir en otros 11.652 millones respecto al mes anterior y ya supera el 98,5% del PIB, a pesar de que había conseguido cerrar el año en el 97%. El endeudamiento público roza ya los 1,2 billones de euros y se eleva en 38.000 millones de euros en solo un año, según los datos que el Banco de España (BdE) publicó este viernes.

Así, la ratio de deuda pública en relación al PIB del 98,7% supone un punto y medio más que el porcentaje con el que se cerró 2018 y más de 2,5 puntos superior al objetivo del 96% fijado para el cierre de este año. Y es que la deuda pública se situó a finales de 2018 en el 97,2% del PIB, lo que supone una reducción de 3,2 puntos respecto al máximo registrado en 2014, pero casi 37 puntos por encima del nivel de referencia legal del 60%, según explicó recientemente la propia AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal).

Advirtió de que el endeudamiento público del país no bajará del 91% del PIB hasta 2022. Y es que con este nivel de endeudamiento, España encara la futura subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE) en una posición de debilidad, al no haber aprovechado los años de crecimiento económico para reducir el pasivo. La financiación será más cara en el momento que suban los tipos de interés. También el Fondo Monetario Internacional (FMI) explicó en su último informe sobre la economía mundial que España tenía como vulnerabilidad principal el paro estructural y el alto nivel de deuda pública.

Desde el Ministerio de Economía explican que «dada la estacionalidad de la senda», hay que comparar el dato de deuda del 98,5% del PIB de marzo con años anteriores: 98,61% en marzo de 2018, 99,79% en marzo de 2017, y 100,6% en marzo de 2016. «El dato de marzo de este año es, pues, plenamente consistente con el objetivo de ratio deuda-PIB del 95,8% para final de 2019 que figura en el Programa de Estabilidad», aseguran.

Sube en todas las administraciones

Por administraciones, la que más lastra la deuda pública es la Administración Central, que en marzo volvió a marcar máximo histórico al elevarse solo en el último mes en casi 12.000 millones hasta los 1,05 billones de euros y sumar en un año 43.700 millones.

En segundo lugar, las comunidades autónomas, sobre las que la AIReF ya advirtió en su informe asegurando que su endeudamiento es la principal debilidad de los riesgos regionales, ya que dobla al máximo nivel de referencia legal del 13% del PIB. Subió en 2.700 millones hasta superar los 296.000 millones, aunque a nivel interanual se redujo un 2%.

Por el lado de los ayuntamientos, que habitualmente siempre ayudaban a aliviar un poco el nivel de deuda por sus buenas cifras, en esta ocasión también aumentaron su deuda en 13 millones hasta los más de 26.000. Eso sí, en el último año la han recortado en 2.850 millones hasta situarse en un 9,8% menos que en marzo del año pasado.

La presión de las pensiones

Y por parte de la Seguridad Social, subió un 4,5% en marzo después del parón de febrero y se sitúa ya en más de 43.000 millones, con un alza interanual del 57,4%, lo que supone que en solo un año ha subido en 15.700 millones de euros por los préstamos del Estado para pagar las pensiones.

Sobre esto se posicionaba pesimista también la AIReF hace unos meses, explicando que ante un escenario en el que no se tomen medidas que neutralicen el coste de subir las pensiones conforme al IPC, la presión sobre el gasto implicaría un aumento de la deuda pública de unos 50 puntos sobre el PIB en 2048. Es decir, la deuda subiría al 130% del PIB, más de medio millón de euros si se tiene en cuenta el valor del PIB de 2018. Este gran aumento del gasto se debe, sobre todo, a que a partir de la década de 2030 las pensiones subirán considerablemente porque se comenzará a jubilar la generación del 'baby boom'.