Sodercán aprobó en julio una subvención de 141.000 euros a Saint Gobain que no se llegó a cobrar

La ayuda del Gobierno regional estaba destinada a un proyecto de eficiencia energética

REDACCIÓN DMSantander

El Gobierno de Cantabria, a través de Sodercan, aprobó el pasado mes de julio una subvención pública de 141.891 ueros para contribuir al desarrollo de un proyecto de eficiencia energética en la factoría de Saint Gobain de Vioño de Piélagos, ayuda que la empresa afirma que nunca se llegó a cobrar. La pretensión del grupo era sustituir el combustible del horno de vidrio impreso, pasando del fuel al gas natural. Una decisión estratégica para aumentar la eficiencia energética y disminuir las emisiones a la atmósfera. El acuerdo de colaboración entre la compañía y el Gobierno regional, a través de la sociedad pública Sodercan, fue rubricado el pasado 17 de julio, en un acto que presidió el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el delegado de la multinacional en la península, Ricardo de Ramón.

El convenio de colaboración tenía previsto extenderse hasta el 30 de abril de 2015, fecha en la que presuponía que estaría terminado el proyecto. Ya en aquel momento el propio Diego explicó que el proceso de renovación tecnológica en la fábrica de Vioño de Piélagos venía forzado por la situación de crisis del sector que había incidido negativamente en la producción y los pedidos. En esa misma comparecencia, el responsable del Ejecutivo cántabro anunció la intensión de su gabinete de seguir colaborando con la empresa con la intención de contribuir a su desarrollo y al mantenimiento de los puestos de trabajo. Diego resaltó es esfuerzo de los trabajadores para hacer la factoría más competitiva y darle futuro. Incluso en un tono de claro optimismo se destaco que con el proyecto de eficiencia energética se daban un paso clave no solo para garantizar el futuro de la fábrica sino para un posible incremento de los puestos de trabajo.

Según explicó el director de la factoría Saint Gobain Glass tiene una plantilla de 54 trabajadores a la que hay que sumar otros 20-30 eventuales en base a las necesidades de producción de las tres líneas de la fábrica. Además se estimó que la empresa genera otros 20-25 puestos de trabajo indirectos.

En las últimas semanas, la dirección de la factoría habría comunicado al Gobierno la situación extrema por la que atravesaba, hasta el punto de considerar inviable el mantenimiento de la actividad productiva. Además, en esos contactos se habría dejado claro que la solución no pasaba por una inyección de capital, sino que la caída del mercado ejercía como una losa insuperable para dar viabilidad a la fábrica de Vioño. Hace tres meses, en medios empresariales y sindicales cántabros se especuló con la posibilidad de un inminente cierre pero fuentes oficiales de Saint Gobain desmintieron la veracidad de esos rumores.