El beneficio de la petrolera BP se desploma un 83,9% en 2014

Logotipo de la petrolera BP en su sede en Bochum (Alemania). /
Logotipo de la petrolera BP en su sede en Bochum (Alemania).

La caída se debe principalmente al descenso del precio del petróleo

EUROPA PRESSlondres

La petrolera británica BP obtuvo en 2014 un beneficio neto atribuido de 3.780 millones de dólares (3.335 millones de euros), lo que supone un 83,9% menos que los 23.451 millones de dólares (20.690 millones de euros) que ganó en 2013, debido principalmente a la caída del precio del petróleo, según informó la empresa en un comunicado.

La cifra de negocio de la petrolera británica alcanzó en el conjunto del ejercicio los 358.678 millones de dólares (316.560 millones de euros), un 9,5% menos en comparación con los 396.217 millones de dólares (349.690 millones de euros) que ganó en 2013. En el cuarto trimestre del año, BP registró pérdidas por valor de 4.407 millones de dólares (3.889 millones de euros), frente a los 1.042 millones de dólares (920 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2013. Por su parte, la facturación descendió un 21%, hasta los 75.096 millones de dólares (66.260 millones de euros).

La compañía explica que estos resultados incluyen un cargo neto después de impuestos en el cuarto trimestre de 3.600 millones de dólares (3.176 millones de euros) que refleja principalmente el impacto en el corto plazo de los menores precios del petróleo y las revisiones de las reservas, entre otros factores. "Hemos entrado ahora en una nueva y complicada fase de bajos precios del petróleo en el corto y medio plazo", ha afirmado el consejero delegado de BP, Bob Dudley, quien ha añadido que su objetivo ahora es "reestablecer" el negocio.

En concreto, ha apuntado que la empresa pretende gestionar y reequilibrar su programa de capital y su base de costes para adaptarlo a la nueva realidad de precios bajos, al mismo tiempo que mantiene unas operaciones seguras, eficaces y fiables. Asimismo, la empresa subraya que está tomando medidas para hacer frente a la probabilidad de que los precios del crudo permanezcan en niveles bajos en el medio plazo y para reequilibrar sus recursos y utilizar adecuadamente su efectivo.