El Ministerio de Industria media para resolver la crisis laboral en Nissan

Instalaciones de la fábrica Nissan en Los Corrales de Buelna./
Instalaciones de la fábrica Nissan en Los Corrales de Buelna.

Representantes de UGT denuncian los «incumplimientos» de la multinacional «que están poniendo en una situación muy difícil» a las factorías españolas, entre ellas la cántabra

NACHO CAVIASantander

El Ministerio de Industria trasladará a Nissan las preocupaciones de los trabajadores por la actual situación de las fábricas del grupo automovilístico nipón en España. De esa situación le dieron cuenta a la administración representantes de UGT en todas las plantas de la multinacional Nissan en España, entre ellas la cántabra de Los Corrales de Buelna, en una reunión que mantuvieron con el director general de Industria, Víctor Audera. En ella los sindicalistas denunciaron «los incumplimientos que están poniendo en una situación muy difícil» a las factorías de la compañía automovilística.

Ciudadanos apoya a los trabajadores de Nissan y Altadis

Ciudadanos del Valle de Buelna ha solicitado una reunión con el director de la planta de Nissan en el municipio, Óscar Bombín, para trasladarle su «preocupación» por el futuro de la fábrica y para pedir información sobre las decisiones que afecten a los trabajadores. Además, está prevista una reunión con el comité de empresa.

Así lo anunciaron ayer el diputado regional de Ciudadanos, Juan Ramón Carrancio, y el portavoz del partido en el Valle de Buelna, Dan Menéndez, quienes recordaron que Nissan anunció a finales de abril un excedente en su plantilla que afecta a 55 trabajadores. Las causas en las que se basa la empresa son la automatización de la producción y una variación en el volumen de la misma.

El grupo de trabajo de Ciudadanos del Valle de Buelna recibió la noticia con «gran preocupación» y comparte la «incertidumbre» de los vecinos. Según Menéndez supone «un malestar fundado ante la falta de perspectiva del futuro de una de las empresas clave para el municipio y el resto de la comarca». «Ha sido una noticia inesperada y desconcertante en el Valle de Buelna», aseguró.

También, el grupo de Ciudadanos en el Parlamento mostró su preocupación con la situación laboral que padecen los trabajadores de la fábrica de Altadis, ubicada en Entrambasaguas. Carrancio se reunió ayer con representantes de los eventuales con los que «la compañía no tiene intención de contar debido al traslado de empleados de la planta de Logroño, que cerrará». Los trabajadores «se enfrentan a un mercado laboral inexistente, debido a la atonía de la economía cántabra y la alarmante falta de medidas del Ejecutivo autonómico para solventar la situación», opinó Carrancio. Los operarios han informado al grupo parlamentario de su situación laboral ante la disputa que mantienen con la empresa.

Audera instará a la dirección del grupo automovilístico a mantener una reunión con el Ministerio, tras la cual se informará a los representantes sindicales del resultado. Además, el representante ministerial se ha comprometido a atender la petición del secretario federal y responsable del sector de automoción de MCA-UGT, Mariano Cerezo, que encabezaba la delegación sindical, y a propiciar una futura reunión conjunta en la que participen representantes del propio Ministerio de Industria, de las comunidades autonómicas afectadas, de la multinacional automovilística y de MCA-UGT para analizar los problemas planteados.

En la reunión celebrada han participado por parte ugetista junto a Mariano Cerezo, los secretarios generales de las federaciones de Cantabria, Luis Alberto Díez Sañudo; de Castilla y León, Pedro Luis Hojas; y de Cataluña, José García, además de los secretarios generales de las secciones sindicales de Nissan en Cantabria, Eduardo Seco; Ávila, Iván Zazo; y la Zona Franca de Barcelona, Javier Hernández.

Ayudas cobradas

El sindicato censuró los «sistemáticos incumplimientos» por parte de Nissan Motor Ibérica de los acuerdos suscritos en su día con el Gobierno de España y con los gobiernos autonómicos de Castilla y León, Cantabria y Cataluña, de quienes la multinacional japonesa «recibió el apoyo y las ayudas necesarias para la viabilidad y consolidación de las plantas del grupo en nuestro país».

Los representantes de las secciones sindicales de MCA-UGT informaron también al director general de que en la planta de Cantabria, «los convenios colectivos firmados para incrementar la carga de trabajo no se han cumplido, con el agravante de que las piezas no asignadas a Los Corrales se han adjudicado a otras fábricas del grupo Renault-Nissan, o incluso no pertenecientes al grupo, lo que supone también un excedente de plantilla». Nissan anunció recientemente un excedente de 55 trabajadores para este año en Cantabria

La reunión se desarrolló a petición de la federación, que solicitó el pasado 4 de mayo un encuentro urgente para mostrar su «preocupación» por la marcha de las plantas y urgir al Gobierno y a las Administraciones implicadas la «adopción de medidas que fuercen a la empresa a la presentación de un verdadero plan industrial».