Comisiones Obreras denuncia "persecución sindical" a trabajadoras en La Gallofa

El sindicato dice que la cadena de panaderías "incumple" el convenio colectivo

DM .Santander

Trabajadoras y miembros del comité de empresa de La Gallofa han denunciado la "persecución sindical" a la que se ven sometidas por la dirección de La Gallofa, únicamente por formar parte de la candidatura que presenta Comisiones Obreras a las elecciones sindicales de la empresa de panadería.

El responsable de Negociación Colectiva y Empleo de la Federación de Industria de CCOO, Santiago Pelayo, acompañado por varias trabajadoras, ha denunciado en conferencia de prensa tanto las "continuas vulneraciones" de los derechos laborales que se viene produciendo en "todas las sociedades de La Gallofa" como las "coacciones, amenazas e insultos" que padecen los representantes sindicales de CCOO.

El trabajo de festivos y de horas extras que no se pagan, la paga extraordinaria de octubre que no se ha abonado y cambios de condiciones laborales como los horarios, son algunos de los incumplimientos del convenio colectivo que denuncia CCOO.

Además, Pelayo ha lanzado un mensaje al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, para que antes de hacer "publicidad de gratuita de algunas empresas como La Gallofa" se interese por las condiciones laborales que tienen. El sindicalista considera que Revilla tiene que preguntarse si debe destinarse dinero público a empresas que "no cumplen las condiciones del convenio colectivo y escatiman recursos a la Seguridad Social y la Hacienda Pública".

Pelayo ha explicado que, primero, en las elecciones sindicales celebradas en las panaderías especializadas, que combinan la venta de pan con la hostelería, "intentaron comprar" a las candidatas de CCOO ofreciéndolas mejoras en las condiciones laborales.

Según Pelayo, las "valientes" que no atendieron a las coacciones de la empresa se han visto sometidas a amenazas y cambios de las condiciones laborales e incluso "hubo despidos".

Una situación que, explica Pelayo, se está repitiendo ahora con las elecciones sindicales de las panaderías tradicionales de La Gallofa, en la que "de nuevo la empresa" trata de impedir que prospere la candidatura de CCOO.

Según ha denunciado una de las representantes de CCOO, hay "compañeras que han sido compradas o sobornadas por la empresa; y se han llegado a ofrecer cargos a cambio de que formen parte de la candidatura de UGT", que es la que apoya la dirección de La Gallofa, según subrayan las trabajadoras.

Pelayo ha explicado que ya se ha dado traslado a la Inspección de Trabajo sobre la persecución sindical que se está produciendo en La Gallofa; y se ha presentado una demanda por el despido de tres trabajadoras, sobre el cual se celebrará el 17 de mayo un acto de conciliación en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (Orecla).

También ha explicado que La Gallofa cuenta con una plantilla de 85 trabajadores en sus panaderías especializadas (3 representantes de UGT y 2 de CCOO) y 83 en las tradicionales, que son las que celebran ahora sus primeras elecciones sindicales. "No queremos cerrar La Gallofa", ha subrayado Pelayo, matizando que el deseo de sus trabajadores es que "crezca y dé empleo del siglo XXI, no del XIX".

Preguntas sobre el merchandising

A raíz de esta denuncia, Izquierda Unida de Cantabria ha criticado que el Gobierno autonómico "quiera beneficiar" a empresas como La Gallofa que "persiguen" a los trabajadores y a sus representantes sindicales. En un comunicado, Leticia Martínez, secretaria de Organización de IU se ha hecho eco de las quejas de sobre despidos y represalias a trabajadores y sindicalistas de esta cadena de panaderías. Para IU, La Gallofa "no es una empresa cualquiera", sino que cree que planean "sombras en su gestión por su relación con el Gobierno de Cantabria", tras conocerse que era la única aspirante al merchandising del Año Jubilar Lebaniego "en virtud de unos pliegos que sobrevaloraban claramente el peso de los alimentos gastronómicos en la adjudicación"

UGT ofrece otra versión

La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT ha desmentido las acusaciones contra el sindicato realizadas este lunes por CCOO en la empresa La Gallofa, que considera "una burda maniobra electoralista vista muchas veces para ganar algunos votos de los trabajadores a cualquier precio".

En nota de prensa, UGT considera "especialmente grave" que CCOO acuse "sin prueba alguna y de oídas" a UGT de ser "sindicato de la empresa", justo antes, dice, de unas elecciones sindicales que promovió el sindicato CCOO, no UGT, y que "ahora las utilice para justificar una mala gestión".

Para UGT, la actitud de CCOO "es inaceptable desde todos los puntos de vista, precisamente en un sindicato que es mayoritario en el sector y que tiene fama de haberlo conseguido por su cercanía a las empresas".

"Cree el ladrón que todos son de su condición", agrega UGT, que lamenta que "una vez más, las elecciones sindicales se utilizan con fines muy alejados de lo que nos corresponde a todas las organizaciones sindicales, defender los derechos de los trabajadores y dejar que estos decidan libremente quién les representa".

FICA-UGT añade que "tenemos muy claro que defenderemos siempre procesos electorales de carácter limpio y denunciará aquellas situaciones que cercenen dicha libertad de elección".