Aspla da por rota la negociación del convenio por la posición "poco flexible" del comité

Imagen de la fábrica de Aspla en Torrelavega./
Imagen de la fábrica de Aspla en Torrelavega.

La dirección de la empresa considera que las pretensiones de los representantes de los trabajadores están "fuera de contexto, ajenas a nuestra realidad y entorno"

DM .Santander

La dirección de la empresa Aspla Plásticos Españoles ha comunicado este lunes que se ve forzada a dar por concluidas las negociaciones del vigésimo sexto convenio colectivo, al considerar que las pretensiones del comité está "fuera de contexto, ajenas a nuestra realidad y entorno".

En un comunicado, la empresa asegura que en las siete reuniones de negociación "y pese al esfuerzo negociador" manifestado por su parte, la aproximación de posturas "ha avanzado muy poco en el tiempo", a su juicio por una posición "poco flexible" del comité que "ha dificultado enormemente la adopción de acuerdos".

Por todo ello, "y en un ejercicio de responsabilidad con el futuro de Aspla" y de todos los que conforman la plantilla de la empresa, dice, la dirección anuncia que ve forzada a dar por concluidas las negociaciones y a presentar lo que considera su oferta final para intentar alcanzar el acuerdo.

Este se concreta en un convenio de cuatro años de duración, con un incremento salarial del 1,9 % los dos primeros ejercicios y el 2 % los dos siguientes, con revisión del 0,3 para cada uno de ellos.

La dirección muestra su deseo de que esta propuesta "satisfaga los intereses de todo el colectivo de trabajadores", ya que además de mantener los acuerdos alcanzados en la mesa negociadora, también ha tratado de recoger aquellos puntos en los que la representación ha manifestado mayor interés y preocupación.

Además, manifiesta su rechazo a que durante este lunes "se está impidiendo, alegando de modo absolutamente arbitrario e ilegal que están excluidos del convenio" el ejercicio del derecho a voto a un conjunto de trabajadores" en una consulta a la plantilla si se convoca o no una huelga.

La dirección expresa su "total rechazo" ante un modo de proceder "absolutamente irregular" que, a su juicio, "lejos de garantizar el carácter democrático de un proceso tan importante, fomenta posturas de división entre la plantilla, coartando la libertad de decisión e imposibilitando la participación de todos los interesados".

La empresa insiste en que siempre ha entendido el proceso de negociación colectiva "como la principal herramienta para alcanzar los distintos acuerdos", pero que "lamentablemente" esta situación "grave" que se produce "está afectando directamente al principio de buena fe negociadora".