La familia Huerta liberará en días el primer millón en Conservas Fredo

Conservas Fredo arranca una nueva andadura con la familia Huerta al frente de la propiedad./Andrés Fernández
Conservas Fredo arranca una nueva andadura con la familia Huerta al frente de la propiedad. / Andrés Fernández

La nueva propiedad firmó el jueves el contrato de transmisión de la unidad productiva y prioriza el abono de las nóminas atrasadas

JESÚS LASTRA SANTANDER.

La nueva etapa de Conservas Fredo se concretó el jueves después de que la familia Huerta, a través de la sociedad Cantabria Family Investment, firmase el contrato de transmisión de la unidad productiva de la firma laredana. De este modo se rubrica de forma oficial el cambio de propiedad de la sociedad pejina, que se encontraba en fase de liquidación hasta la aparición del interés de los nuevos dueños en forma de oferta.

Según explican desde la nueva propiedad, los efectos de haber firmado el contrato de traspaso se notarán prácticamente de inmediato. Así las cosas, la primera consecuencia de esta adquisición será la liberación en los próximos días de un millón de euros en la comarca de Laredo que servirá para pagar nóminas atrasadas de las trabajadoras, así como impuestos municipales. «Cantabria Family Investment tiene entre sus objetivos principales detectar oportunidades y realizar inversiones productivas especialmente en la propia comunidad autónoma», recuerdan desde la sociedad.

LA HISTORIA

12/02/2018
Cantabria Family Investment anuncia que ha presentado oferta por la unidad productiva de Conservas Fredo.
03/04/2018
El Juzgado de lo Mercantil da luz verde a la propuesta de la Familia Huerta y asigna la conservera.
12/05/2018
La nueva propiedad confirma la firma del contrato de transmisión y adelanta que liberará en días el primer millón para enderezar el proyecto industrial ligado al sector primario.

La conservera de Laredo se hallaba en fase de liquidación tras declarar concurso de acreedores en febrero del año pasado. La oferta finalmente aceptada desde el Juzgado de lo Mercantil prevé la continuidad de toda la plantilla fija, así como la reincorporación en el periodo de 2018 a 2022 de los empleados fijos discontinuos. El otro gran objetivo es llegar a facturar unos 5,5 millones en 2022.

Cantabria Family Investment se constituyó en 2015, con el objetivo de «identificar posibles inversiones en el sector de alimentación y agroalimentación, así como configurar un grupo independiente de referencia». Según agrega, el crecimiento de las exportaciones españolas, así como el reconocimiento de sus productos y su gastronomía, o el aumento de la demanda en países emergentes, son algunas de las oportunidades que ofrece el sector conservero en la actualidad.

En cuanto al plan estratégico que seguirá la empresa a partir de ahora, «la oferta por Conservas Fredo es fruto del análisis del potencial y sinergias del sector con la identidad de sus accionistas y con los conocimientos del equipo humano que lo conforma. La compañía ha basado su estrategia en la capacidad de crecer mediante planes de diversificación de procesos y productos. De este modo, además de la producción de anchoa habitual, se prevé la producción de otras conservas como túnidos y sardinas; elaboración de platos preparados de pescado, carne o verdura; o el empleo de las instalaciones para procesos de elaboración (cocedero, limpieza, relleno...) de alimentos de otras marcas o empresas», detallan.

Confianza en la plantilla

Desde la familia Huerta se deja claro que «el compromiso y, principalmente, el conocimiento y la habilidad de la plantilla serán decisivos para la consecución de los objetivos del plan industrial presentado». A este respecto, la oferta por Conservas Fredo incluye la contratación de la totalidad de la plantilla actual, 24 trabajadores fijos y 24 fijos discontinuos, en su inmensa mayoría mujeres de la comarca. Cantabria Family Investment garantiza la subrogación de los contratos laborales reconociendo salario y categoría profesional.

¿Qué desean mejorar los nuevos dueños? «La aportación principal de Cantabria Family Investment es la capacidad de su equipo de alta gestión, así como la incorporación de herramientas y nuevas dinámicas de gobierno y política comercial de la planta conservera. En consecuencia, la oferta plantea aunar el conocimiento tradicional y artesanal de la producción de anchoa durante 30 años con el emprendimiento innovador de la sociedad inversora de la familia Huerta», anotan. A partir de ahora comienza un nuevo camino en la conservera.

 

Fotos

Vídeos