Bruselas ve indicios de que BMW, Daimler y Volkswagen pactaron no reducir las emisiones contaminantes

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. /Efe
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. / Efe

La Comisión Europea investiga si las tres firmas llegaron a acuerdos para impedir el desarrollo de tecnologías menos agresivas con el Medio Ambiente

SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

Tres firmas automovilísticas habrían llegado a acuerdos privados para poner freno al desarrollo de tecnologías encaminadas a reducir las emisiones contaminantes de vehículos diesel y gasolina. Ese es el objeto de la investigación «en profundidad» abierta por la Comisión Europea con el foco puesto en BMW, Daimler (de la que forma parte la marca Mercedes-Benz) y Volkswagen.

Bruselas considera que los tres fabricantes alemanes habrían mantenido una serie de contactos y reuniones con el objetivo de no avanzar hacia el depliegue de nuevos sistemas menos dañinos para el Medio Ambiente. Si se demuestra, que ha existido este pacto de carácter ilícito o colusión «se habría negado a los consumidores la oportunidad de comprar automóviles menos contaminantes, a pesar de que la tecnología está disponible para los fabricantes», explicó la Comisaria Margrethe Vestager, a cargo de la política de competencia en el ejecutivo comunitario.

La Comisión habría evaluado, en concreto, si las tres compañías frenaron su avance en el desarrollo de los sistemas SCR (reducción catalítica selectiva fundamentalmente de óxidos de nitrógeno en diésel) y en los filtros de partículas 'Otto' (OPF), que se incorporan a los vehículos de gasolina.

Pese a que Bruselas insistió ayer en que la apertura de una investigación «no prejuzga su resultado», el paso dado es revelaría que se han detectado elementos que permiten sospechar de una mala práctica por parte de BMW, Daimler y VW que, podrían haber violado las normas antimonopolio de la UE, que prohíben las prácticas comerciales restrictivas, incluidos los acuerdos como el que se está investigando para limitar o controlar el desarrollo técnico.

«Ninguna evidencia»

Desde el ejecutivo comunitario se admite que, de momento, no se tiene «ninguna evidencia» de que los fabricantes implicados hayan cerrado pactos.

En las reuniones mantenidas por las compañías, se pusieron sobre la mesa otros temas técnicos, incluidos los requisitos de calidad comunes para piezas de automóviles, procedimientos comunes de pruebas de calidad o intercambios relacionados con sus propios modelos de automóviles que ya estaban en el mercado. También se trataron otras variables como la velocidad máxima a la que los techos de los autos convertibles pueden abrirse o cerrarse, o el funcionamiento del sistema de control de crucero. «La cooperación también se extendió al área de las pruebas de choque y los simulacros de prueba de choque donde las compañías de automóviles combinaron la experiencia técnica y los esfuerzos de desarrollo para mejorar los procedimientos de prueba para la seguridad del automóvil».

La investigación se limitaría exclusivamente a la cooperación específica que se sospecha tuvo como objetivo limitar el desarrollo de tecnologías con un componente más amable con el medio ambiente.

La Comisión Europea, en relación con el escándalo de la emisiones trucadas en vehículos diesel (el conocido como 'Dieselgate') precisa que no tiene «ninguna evidencia» de que BMW, Daimler y VW cerraran pactos sobre el uso de dispositivos ilegales para manipular las emisiones en pruebas de laboratorio.

 

Fotos

Vídeos