¿Es delito tener dinero en Suiza?

Hombre con un maletín camina por una cuerda floja sobre el mapa del mundo./
Hombre con un maletín camina por una cuerda floja sobre el mapa del mundo.

Hacienda ha detectado 20.000 millones en Suiza de contribuyentes españoles. La normativa vigente obliga a declarar todos los bienes en el extranjero

IBAN GARBAYObilbao

El escándalo desatado tras conocerse que el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato oculta supuestamente un patrimonio millonario en paraísos fiscales ha sacudido a la opinión pública. La polémica por este caso ha coincidido con una encendida controversia sobre la conveniencia de difundir o no la lista de los contribuyentes que se beneficiaron de la amnistía fiscal aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, una posibilidad que impide la legislación vigente y que reclaman los principales partidos de la oposición, tal y como informa elcorreo.com .

Hacienda ha detectado en Suiza 20.000 millones de contribuyentes españoles, según acaba de anunciar en el Congreso el director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez. En los tres últimos años han aflorado 124.000 millones de euros que 197.000 ciudadanos españoles tenían en una veintena de países de todo el planeta. ¿Es legal esa práctica? ¿Qué establece la normativa vigente?

¿Es delito tener dinero en el extranjero o en un paraíso fiscal?

Cada ciudadano tiene libertad para guardar sus ahorros donde estime conveniente. "No es delito tener dinero en un paraíso fiscal o en cualquier otro territorio que no sea España", explica el abogado Guillermo Videgain, socio del departamento fiscal de Bilaw.

¿Hay que informar a Hacienda de ese dinero?

La normativa vigente obliga a rendir cuentas a Hacienda sobre los bienes en el extranjero (cuentas corrientes, depósitos, acciones, inmuebles) respecto del año 2013, lo que se materializó por primera vez en el modelo 720 presentado en 2014, apunta Videgain. Esa imposición legal comenzó a aplicarse en el resto de España un año antes. Los contribuyentes deben tributar al fisco por los rendimientos (ganancias) generados por esos bienes en otros países. "En el caso de una inspección, hay que justificar el origen de los fondos y que se han abonado los impuestos correspondientes por ellos", añade el abogado.

Si no tiene nada que ocultar, ¿qué motivos llevan a una persona a tener su dinero en el extranjero o en un paraíso fiscal?

Salvo que medie una justificación muy evidente (residencia durante una parte del año en ese lugar, estrechos lazos familiares o empresariales con él), las alarmas de Hacienda se disparan cuando comprueba que un ciudadano residente en Portugalete o en Llodio -por poner un ejemplo- guarda una abultada suma de dinero en un paraíso fiscal. "El mantenimiento de una cuenta corriente y/o de valores suele ser más caro en Suiza y en países de ese tipo", señala Videgain. "Además, un contribuyente que reside en Euskadi o en el resto de España debe tributar igualmente por los ingresos que le reporten dichos activos. Guardar dinero o tener depositadas acciones en el exterior no supone ninguna ventaja fiscal específica si se cumple la ley.

En ocasiones esa medida puede estar justificada por razones operativas, porque en una transacción una de las partes haya exigido que el pago se efectúe en el extranjero, por diluir el riesgo país, por la búsqueda de un instrumento financiero con mayor rentabilidad o por alguna razón similar. Pero ventaja fiscal como tal, ninguna", reitera.

¿A qué posibles delitos se enfrenta una persona que no haya declarado sus bienes en el exterior?

Existirá un delito fiscal, penado con entre uno y cinco años de cárcel y una multa equivalente hasta seis veces la cantidad defraudada, si se ha causado a Hacienda un daño superior a los 120.000 euros anuales. La gravedad del caso se complica en función de que el origen del dinero sea delictivo (narcotráfico, trata de blancas, corrupción política) o no. "A Rodrigo Rato se le imputa fraude fiscal, alzamiento de bienes y blanqueamiento de capitales", recuerda Videgain. "Fraude fiscal porque no ha declarado los posibles rendimientos y ganancias obtenidos en sus declaraciones del IRPF. Alzamiento de bienes porque supuestamente ha vaciado o desviado fondos de las cuentas que tenía en el extranjero. Y blanqueamiento de capitales porque el origen de esos fondos no está nada claro", finaliza.