El Gobierno respalda los primeros cinco proyectos bajo criterios de capital riesgo

El Gobierno respalda los primeros cinco proyectos bajo criterios de capital riesgo

El fondo de inversión que gestiona el dinero público destaca «el talento humano» que promueve las ideas presentadas

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

En una época en que las ayudas públicas son examinadas con lupa ante el cúmulo de fallidos que arrastra la Administración en materia empresarial e industrial, el Gobierno de Cantabria, a través de Sodercán, decidió el pasado mes de julio dar una vuelta de tuerca a su sistema de asignación de apoyos. Cambiar el criterio, en definitiva, hacia un modelo más actual y que se acerque a los parámetros empleados por los fondos de inversión y el capital riesgo. El ente regional consignaba una partida de dos millones de euros con un fin claro: coadyuvar a engrosar el tejido corporativo autonómico. En síntesis, acompañar y ayudar a las organizaciones a ganar tamaño a través de financiación favorable en momentos cruciales del desarrollo del plan de negocio. Eso sí, debía haber informes de viabilidad positivos que permitieran aventurar una rentabilidad que posteriormente se encargaría de retroalimentar el fondo original. Esos diagnósticos se externalizaban y era una firma especializada en capital riesgo, la asturiana Torsa Capital, la que evaluaba las candidaturas.

El programa, denominado 'Start Up Capital', ya ha dado sus primeros frutos después de que Sodercán aprobara a finales de año financiar los cinco primeros proyectos innovadores, un acuerdo sustentado en préstamos participativos que desde verano ha recibido 18 solicitudes de financiación, de las cuales 12 se encuentran en la fase de valoración.

Los primeros cinco préstamos concedidos suman 599.500 euros. Una vez aprobados, se están realizando los trámites pertinentes para cumplir con el procedimiento interno establecido para la formalización de este tipo de operaciones. Durante los primeros meses de existencia del programa el volumen de fondos requerido por las 18 empresas ascendió a 2.218.500 euros, con un tique medio por préstamo de 123.250 euros.

Hasta el momento se han resuelto seis peticiones, de las cuales cinco han recibido el 'ok' de Torsa y del Gobierno, con un préstamo medio de 119.900 euros, un periodo de amortización entre cinco y siete años y una carencia de entre uno y dos ejercicios. Los proyectos aprobados pertenecen a los sectores de IoT (internet de las cosas); impresión 3D; desarrollo de maquinaria industrial; aplicaciones para la salud; y sociedad de la información.

«Altísimo potencial»

Torsa Capital resultó adjudicataria en concurso público del contrato para hacer los diagnósticos de viabilidad de las propuestas que optaran a dinero de 'Start Up Capital'. En la práctica, asumía la 'gestión del fondo' y lo dotaba de los criterios propios del capital riesgo y los fondos de inversión. Jesús Torres, socio fundador y consejero delegado de la entidad, explica que «llevamos unos meses trabajando en el programa. Desde nuestro punto de vista, diría que el grado de cumplimiento de objetivos en cuanto al número de proyectos presentados y la calidad de los mismos está superando las expectativas».

Sentada esta premisa, Torres entra en materia. «No esperábamos este ritmo en términos cuantitativos; pero si hablamos de la calidad de las inversiones que se han aprobado también nos ha sorprendido. Son proyectos de altísimo potencial, con un altísimo componente innovador», afirma, para resaltar que «la cualificación de las personas y los equipos que están al frente de estas iniciativas es muy elevada. Tenemos mucha experiencia en valorar equipos y debo decir que esto para Cantabria es una buenísima noticia. No sabíamos qué nos íbamos a encontrar y estamos gratamente sorprendidos», detalla el portavoz de Torsa Capital.

Jorge Gómez Vallejo es el impulsor de Aquatic Sweeper, la empresa que está germinando en San Felices de Buelna después de que su promotor diera con la idea durante su estancia en Tailandia como jefe de mantenimiento de un parque acuático. Fue allí donde se dio cuenta de lo tediosa y dura que resultaba la limpieza de fondos de construcciones artificiales que contienen grandes masas de agua tales como lagos o piscinas. Desde entonces está inmerso en un dispositivo patentado que no requiera de anclajes ni cables. Actualmente está acabando la fase de prototipos y finalizando la optimización del modo autónomo de su equipo patentado. A partir de ahí tiene ya en cartera merced a diversas alianzas varios encargos a nivel internacional. «La ayuda de Sodercán me permitirá hacer frente a los pagos para acabar el prototipo en modo autónomo y generar tres puestos de trabajo».

Luis Toribio Aguirre se dio cuenta con la crisis de que su formación como ingeniero de Obras Públicas no iba a tener mucha salida en los próximos años ante la falta de licitación pública y civil. Por ello empezó a dar vueltas a la cabeza hasta alumbrar Eolas Prints, una empresa que desarrolla diversas actividades industriales dentro del mercado de la impresión 3D, en especial la fabricación de consumibles para estas impresoras basadas en deposición de hilo fundido. Con sede en Reocín y cuatro personas en el proyecto, «encargamos las máquinas y estuvimos un año haciendo prácticas hasta desarrollarlo. Ahora estamos al borde de la sostenibilidad y el apoyo de Sodercán nos va a ayudar a crecer». De hecho, está previsto comercializar el producto en Estados Unidos, así como Portugal e Italia, entre otros.

Alejandro Trigos está al frente de Cifra Educación, una organización que ha diseñado y puesto en el mercado una herramienta tecnológica que permite digitalizar la gestión de una comunidad educativa e informar a los padres en tiempo real de los avatares de sus hijos en los centros. «2019 es un año importante para nosotros. Hemos iniciado una ronda de inversores para obtener financiación y poder crecer». ¿Salida al mercado exterior? «Sabemos que se va a producir, aunque aún no hemos definido cómo». Actualmente hay 12 personas en la empresa, siete de ellas empleados. Torsa Capital augura que en tres años rondará los 40 trabajadores.

Marián Sánchez pone voz al grupo de cinco personas, más colaboradores, que están inmersos en Método Sancal, una compañía que oferta un programa de entrenamiento de las habilidades cognitivas (percepción, atención, memoria, razonamiento y coordinación) basado en el aprendizaje musical con soporte informático. «Estamos centrados en el ámbito sanitario y en el de mejora de rendimiento, tanto escolar como académico y laboral», dice.

Alfonso Murat está al frente de Sayme, consultora tecnológica de producto basada en el desarrollo de sensores para utilizar en el campo de internet de las cosas (IoT). En su caso, desde el Polígono La Esprilla se están especializando en el control de los residuos urbanos para favorecer una recogida eficiente en función del estado de los contenedores. «Buscamos un crecimiento internacional. Queremos vender en Estados Unidos y en el norte de Europa», asevera.

 

Fotos

Vídeos