El taxi deja la huelga al aceptar Fomento ceder en septiembre la regulación de VTC

Huelga de taxis en Madrid. / Gabriel Bouys (Afp) I EP

El ministro «habilitará a la comunidad que así lo requiera» pero pasarán tres meses hasta diseñar nuevas medidas para «reequilibrar» el sector

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los taxistas de Barcelona y Madrid votaron en la noche de este miércoles desconvocar la huelgas indefinidas que mantenían para reclamar una presión regulatoria mayor sobre los vehículos de alquiler con conductor (VTC). Lo hicieron tras conocer que finalmente habrá barra libre para las comunidades autónomas que «deseen capacidad regulatoria» en este tema, aunque no está claro hasta dónde podrán llegar luego en ese desarrollo normativo regional.

Esa es la propuesta, con tintes salomónicos, que les hizo por la tarde el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, durante la Conferencia Nacional de Transportes, cuya reunión se prolongó más de tres horas. Tras los recelos y objeciones planteados por varios consejeros autonómicos, renuncia de esta forma a su idea inicial –adelantada el 12 de julio en el Congreso– de transferirles en bloque las competencias sobre los VTC, y que luego éstas negociaran con los ayuntamientos posibles cesiones. En Barcelona y Madrid pretenden una segunda autorización «específica» para recorridos metropolitanos, o con origen o destino en ellas.

Pero para que eso ocurra pasarán varios meses. De hecho, según el plazo que se dieron ayer Fomento y las comunidades, al menos tres para diseñar de forma conjunta medidas que «reequilibren» la competencia entre taxis y VTC con arreglo a la controvertida norma de 30 licencias de los primeros por cada una de los segundos, una ratio que hace tiempo no se cumple. Según las últimas cifras oficiales son 65.277 frente a 9.366, esto es, siete por uno.

«No se transferirán competencias», insistió el ministro ante la prensa. «Lo que haremos –explicó– será habilitar a la comunidad que así lo requiera, de forma voluntaria, de la regulación necesaria para que gestione y regule este sector en él ámbito de su territorio». El problema es que ello podría desembocar en distintas normativas regionales, algo que no querían ninguno de los dos colectivos enfrentados, taxi y VTC, aunque algunos consejeros -como el de Asturias- aclararon que «habrá una orientación» desde el Estado para reducir ese riesgo.

No parece en cualquier caso que Fomento vaya a volver sobre sus pasos, al no existir consenso a la hora de recibir esas transferencias. Los consejeros de varias comunidades, como Extremadura y Madrid, reclamaron que cualquier cesión debía «ir acompañada de los recursos (financieros) correspondientes». Castilla y León, Cataluña y Galicia advirtieron de que no querían «un traspaso de competencias fallido» y que se dejara en sus manos el conflicto, mientras la representante gallega criticó que «gobernar es solucionar problemas, no centrifugarlos».

El Gobierno, eso sí, mantiene su intención de ceder esa «capacidad regulatoria» a mediados de septiembre. No obstante, el grupo de trabajo que creará junto a las autonomías –que quiere abrir también a los ayuntamientos, con los que se reunirá a principios de ese mes– podría no tener listas sus conclusiones hasta noviembre, y entre ellas también se abordarán otra cuestiones como la fiscalidad y la tecnología. En paralelo, creará otro foro de carácter sectorial con taxis y VTC, donde también podrían participar otros agentes económicos.

Tres detenidos

La Policía ha detenido desde el fin de semana pasado a tres taxistas en Madrid por presuntos daños a vehículos VTC, desórdenes públicos y delitos contra la seguridad vial, según informó este miércoles la Delegación del Gobierno.

Los agentes también investigan más de 60 denuncias presentadas por conductores de Uber y Cabify, que afirman haber sufrido agresiones y amenazas, además de roturas de cristales en sus coches y lanzamientos de objetos.

«Una batalla ganada»

Barcelona fue la primera ciudad donde los taxistas votaron en la noche de este miércoles volver al trabajo desde la madrugada del jueves, tras diez días de paros. Le siguieron Madrid, en huelga desde el fin de semana, y Cantabria. En el resto de ciudades estaban previstas también asambleas para tomar la misma decisión.

Poco antes el ministro Ábalos había apuntado que «no hay nada que se pueda hacer más a corto plazo». Eso sí, las asociaciones del taxi califican su vuelta a la normalidad de «tregua». «Hemos ganado esta batalla y lo haremos también con la guerra», advirtieron desde su patronal.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos