Nueva reprimenda de Competencia a Fomento por la liberalización del ferrocarril

Nueva reprimenda de Competencia a Fomento por la liberalización del ferrocarril

La CNMC reclama al administrador de la red, ADIF, más transparencia informativa para que los competidores de Renfe puedan diseñar su oferta comercial

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El retraso del Gobierno en dar a conocer su estrategia para el desarrollo, el mantenimiento y la renovación de la infraestructuras ferroviarias ha sido el último argumento empleado por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) para lanzar una nueva reprimenda al Ministerio de Fomento, aunque en el fondo subyace la clara diferencia entre ambos respecto al ritmo en que se debe realizar la liberalización de este medio de transporte en España. La Comisión Europea, con el respaldo de los Veintiocho, ha puesto como fecha última para esa apertura a la competencia en los trenes de pasajeros el 14 de diciembre de 2020.

Para los trenes de mercancías la liberalización es un hecho desde 2005, pero sus resultados han sido decepcionantes con bastantes menos ingresos y toneladas transportadas que lo previsto, problema que desde el órgano que preside José María Marín Quemada achacan a las limitaciones impuestas a los operadores privados. Por eso no quiere que se repita ahora la misma situación y está siguiendo de cerca todo el proceso para que Renfe tenga competidores en relativamente poco tiempo. Sin embargo, ni el anterior ministro ni el actual, Iñigo de la Serna y José Luis Ábalos, respectivamente, tienen la misma prisa, entre otras cosas porque en juego está el negocio de empresas públicas que dependen de su departamento.

En esta ocasión el reproche de la CNMC se deba a que Fomento aún no se ha pronunciado sobre la Declaración de Red para 2019 de ADIF, el ente que controla las infraestructuras ferroviarias (vías y estaciones), y su filial de alta velocidad, ni tampoco ha suscrito el nuevo convenio para su financiación. Y sin ese refrendo, que considera «imprescindible», resulta imposible saber si habrá cambios en las características de las mismas y en qué condiciones otros operadores externos, tanto privados como públicos de otros países –Europa no hace limitaciones al respecto en su nueva normativa-, podrían entrar en liza frente a Renfe.

Desde Competencia valoran de forma positiva que ADIF haya previsto en su plan que esos competidores puedan tener su propio espacio (capacidad de la red) en la asignación de horarios y días para sus trayectos, pero aún encuentra limitaciones respecto a los destinos que se podrían cubrir –esto último dependería en última instancia del propio Ministerio- así como del tiempo de duración previsto para cada viaje. Sin esa información, que solicita que sea accesible a través de su página web, los otros operadores no podrían completar su programación.

Nuevas líneas AVE

Otra de las cosas que echa en falta la Comisión es que el administrador de la red detalle cuándo se pondrán en marcha las nuevas líneas de alta velocidad previstas para 2019 y 2020 o bien la ampliación de las actuales. Igualmente, critica que no facilite información sobre las restricciones de tráfico que ya tenga previstas (por obras o cualquier otro tipo de incidencias), datos todos ellos que estima «esenciales» para que todas las compañías ferroviarias puedan «planificar sus estrategias».

No obstante, la CNMC reconoce los esfuerzos de ADIF por extender a todos los competidores, y no solo a Renfe, los posibles incentivos económicos por usar más su red –no solo la que da servicios de AVE sino también la convencional- y pagar los cánones correspondientes. Además, se prevé la posibilidad de firmar acuerdos marcos con cada empresa, lo que garantizaría su capacidad de acceso a medio y largo plazo, facilitando con ello realizar las inversiones necesarias.

 

Fotos

Vídeos