El Gobierno niega que vaya a modificar las pensiones de viudedad

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio./Efe
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. / Efe

Valerio rectifica a su secretario de Estado y asegura que lo que harán es seguir subiendo estas prestaciones, sobre todo las más bajas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

En tiempos electorales, las pensiones no se tocan salvo que sea para mejorarlas, puesto que suponen casi nueve millones de votos. El Gobierno es consciente de esto y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, salió hoy al paso de las declaraciones hechas por su secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, quien ayer abogó por reformar las prestaciones de viudedad para condicionarlas a la renta familiar; o dicho de otra manera, endurecer el acceso a esta pensión para que no puedan optar a ella las personas con más ingresos, algo que en varias ocasiones se ha debatido pero que ningún Ejecutivo se ha atrevido a hacer.

«Rectifico totalmente la idea de que el Gobierno vaya a modificar en absoluto nada de la pensiones de viudedad», dijo tajante Valerio durante un acto en Guadalajara. Es más, se mostró partidaria de seguir subiendo estas prestaciones de las que se benefician más de 2,3 millones de personas, en su inmensa mayoría mujeres. «Si acaso, lo que nos tenemos que plantear es, sobre todo para las pensiones de viudedad más bajas, seguir en la senda de subir un poquito más de las mínimas y tirar de ellas hacia arriba», defendió, mientras recordaba que la cuantía media de estas prestaciones es «de poco más de 700 euros», concretamente 708 euros al mes.

En este sentido, se jactó de que lo que ha hecho el Gobierno socialista este año es aumentar todas las pensiones por encima del IPC previsto -puesto que finalmente la revalorización fue del 1,7% con carácter general y del 3% para las más bajas- y, además, «se ha subido más» para aquellas viudas mayores de 65 años y que no tienen ninguna otra renta, puntualizó la ministra, en referencia al alza de la base reguladora del 52% al 60% para casi medio millón de mujeres, con lo que sus ingresos se elevaron casi un 15% más, algo que, no obstante, ya estaba aprobado en 2011.

«Para nada está en nuestra previsión modificar a la baja las pensiones de viudedad», reiteró Valerio, que apuntó que lo que hará su Ejecutivo es seguir subiendo las pensiones en general, «sobre todo las más bajas y también las más bajas de viudedad». A este respecto, garantizó que, si el PSOE se mantiene en La Moncloa tras las elecciones, «como poco» crecerán cada año el IPC real, tal y como han hecho en 2018.

Otra cosa que quiso dejar clara la ministra es que no llevarán a cabo una reforma unilateral de las pensiones como la que hizo en 2012 el PP, argumento por el que también justificó su negativa a aprobar una revalorización por ley en función de la inflación y la derogación del factor de sostenibilidad, algo que le demandan los sindicatos. «El Gobierno socialista y el PSOE tienen muy claro que se tiene que hacer respetando lo que diga el Pacto de Toledo y lo que se establezca en la mesa de diálogo social», aseguró, puesto que, a su entender, «las reformas unilaterales suelen tener una vida muy corta».