«Pese a la rebaja de la PAC vamos a mantener las ayudas a los productores»

Jochen Müller, representante de la Comisión Europea, ayer en el Hotel Bahía./Alberto Aja
Jochen Müller, representante de la Comisión Europea, ayer en el Hotel Bahía. / Alberto Aja

El portavoz de Bruselas explica estos días en Santander las políticas de la UE en materia comercial y los avances logrados últimamente

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

El 90% del crecimiento mundial a futuro tendrá lugar fuera de las fronteras de la Unión Europea. Bruselas lo sabe y quiere subirse a esa ola potenciando las exportaciones e intercambios comerciales. Todo ello en un contexto donde las fricciones caminan al alza y los aranceles son una de las palabras de moda. Jochen Müller, representante de la Comisión Europea en España, está estos días en Santander explicando las políticas de la Unión en materia de comercio y cómo afronta la UE la amenaza generada por Donald Trump.

-BBVA situó recientemente a Cantabria y País Vasco como las autonomías potencialmente más perjudicadas en caso de cumplirse la amenaza arancelaria de Donald Trump al acero y aluminio europeos. ¿Cómo ve este problema?

-Está claro que los aranceles con los que amenaza Estados Unidos son totalmente injustificados. Compartimos el análisis de que existe un problema de exceso de producción, pero la causa no es Europa ni Japón ni otros países. La causa hay que buscarla en China, que simplemente el pasado año produjo diez veces más acero que EE UU y seis veces más que toda la Unión Europea. Tenemos los mismos intereses en este asunto que Estados Unidos. Europa tiene más de 50 medidas antidumping contra el acero, 30 de ellas en exclusiva para China.

«No vamos a negociar con Donald Trump bajo amenazas; queremos una exención permanente»

-¿Cómo se encuentran hoy en día las negociaciones entre la Unión Europea y la administración estadounidense?

-Se habla a todos los niveles, pero nosotros tenemos una cosa clara: no vamos a negociar con una pistola en la cabeza, bajo amenazas. El 1 de junio vence el plazo para que entren en vigor los aranceles en Europa. Nosotros queremos una exención permanente, no temporal. Corea del Sur ha llegado a un acuerdo. Nosotros argumentamos que no hay base para estas limitaciones y que debemos quedar exonerados.

-¿Teme la Comisión Europea una guerra comercial a nivel global?

-Es una palabra demasiado fuerte. Lo que hemos dicho siempre es que si el señor Trump mantiene estos aranceles nosotros estamos preparados para imponer nuestras limitaciones. Tenemos una lista hecha para aplicar. Aún tenemos la esperanza de quedar exonerados. A nivel global, parece que Trump está hablando con los chinos, se han impuesto aranceles y se habla de cantidades muy grandes. Esperemos que no escale a una guerra comercial. Todas las partes estamos de acuerdo en que el multilateralismo es lo mejor que puede haber.

«No es bueno para nadie; la nueva situación nos va a perjudicar y nos tenemos que preparar»

-¿Habrá que esperar a la marcha del actual presidente de Estados Unidos para impulsar un nuevo acuerdo general?

-Creo que el señor Trump nos quiere como socio, y nosotros también tenemos esta voluntad. Hay temas en que no estamos de acuerdo, como Irán, el cambio climático o protección de datos. En todos estos asuntos hay que hablar, pero las amenazas no ayudan en los debates. Abogamos por sociedades abiertas y rechazamos el proteccionismo.

-El banquero y analista financiero Juan María Nin sostuvo en estas páginas que el 'Brexit' generará oportunidades de negocio para una región como Cantabria con largo vínculo con Gran Bretaña. ¿Usted está de acuerdo?

-No es bueno para nadie. No es un 'win win', al contrario, es un 'loose loose'. Hay que tratar de mantener un nivel de colaboración lo más ambicioso posible, aunque no va a ser lo mismo. Reino Unido no va a tener el mismo trato que siendo un miembro de pleno derecho. Hay cuatro libertades fundamentales en la UE: personas, capitales, bienes y servicios. No se pueden hacer elecciones, es un conjunto. Nos va a perjudicar la nueva situación y nos tenemos que preparar. ¿Va a generar oportunidades para sectores o empresas concretas? Puede ser. Ya he visto que Santander tiene una nueva línea de ferry con Irlanda... Aún hay que ver cómo van a ser las negociaciones con Reino Unido y los potenciales cambios, así como las trabas adicionales, aunque probablemente haya esas oportunidades.

«Los nuevos acuerdos comerciales pueden ayudar a abrir nuevos mercados»

-Además de la unión monetaria, ¿el futuro de Europa pasa por una unión fiscal y política?

-Hace falta más cooperación en ámbitos fiscales, financieros, económicos y políticos. Vemos que en tributación hay temas transfronterizos que un país solo no puede hacer. Por ejemplo, en el negocio digital y del comercio electrónico. Probablemente se necesite una fiscalidad inteligente a nivel europeo. Volvemos a insistir en la propuesta de una base común mínima de impuestos para todas las empresas en toda Europa para que no haya competencia desleal en toda la Unión. El problema es que en este tema necesitamos unanimidad.

-Hoy explica en Santander el impacto del CETA -acuerdo entre la UE y Canadá- para la economía española...

-Es un acuerdo muy importante. Desde su entrada en septiembre elimina aranceles en textil o calzado. Por ejemplo, Cantabria, con toda su automoción, también ha suprimido las trabas, así como en los productos químicos o conservas como las anchoas, en este caso un 12,5%. También hay temas muy importantes, con 150 productos agroalimentarios protegidos por primera vez, así como los vinos. También permitirá acceder a licitaciones públicas a todas las empresas.

-¿Cómo se ven desde Bruselas las quejas de los ganaderos españoles por el recorte en las ayudas de la PAC?

-Lo que tenemos es que la PAC ha sido un éxito tremendo y un pilar fundamental para la agroalimentación española. Va a seguir siendo así. Lo que proponemos ahora con el nuevo marco financiero es una modernización, pues pensamos que receptores tan grandes no necesitan tanta ayuda y nos centramos en medianos y pequeños. Queremos apoyar la sostenibilidad ambiental en el sector y a los jóvenes del mundo rural. Proponemos una rebaja del cuatro o cinco por ciento del dinero global, pero estamos convencidos de que, en un contexto de Brexit, vamos a poder mantener las ayudas cruciales para los productores.

-¿Cómo otea el futuro de la pesca en el Cantábrico?

-La sostenibilidad es importante. Hay que acordar las cuotas. Los nuevos acuerdos comerciales pueden ayudar a abrir nuevos mercados, en especial en conservas y alimentos procesados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos