UGT pide que el diálogo social sea «más ágil» y que haya más colaboración entre las consejerías»

Mariano Carmona, secretario general de UGT en Cantabria, se dirige este jueves a los asistentes al Comité Regional./Roberto Ruiz
Mariano Carmona, secretario general de UGT en Cantabria, se dirige este jueves a los asistentes al Comité Regional. / Roberto Ruiz

Mariano Carmona, secretario general de la organización en Cantabria, reclama a Gobierno, empresarios y sindicatos que no vayan «cada uno por su lado»

DM .
DM .Santander

El secretario general de UGT en Cantabria, Mariano Carmona, ha defendido este jueves, en una rueda de prensa previa a la reunión del Comité Regional del sindicato, que la concertación social de la región debería funcionar de una manera «más ágil, con más consenso en las mesas de negociación, sin protagonismos ajenos al interés general y con más comunicación y colaboración entre las distintas consejerías». Además, ha denunciado que actualmente se producen «retrasos» en las decisiones.

«Se trata de elegir y seleccionar los ejes fundamentales de actuación y dotarlos de recursos económicos. Para ello, es necesario que cada uno no vaya por su lado y que las aportaciones de empresarios, sindicatos y Gobierno se traten en las mesas de negociación», ha agregado Carmona en un acto recogido por Europa Press.

Estas mesas, en su opinión, son «muy importantes para Cantabria pero han ido perdiendo interés por ciertos protagonismos y partidismos». En este sentido, en relación al plan estratégico de Cantabria planteado por la CEOE, el secretario general de UGT ha opinado que «más que un plan estratégico parece un método de trabajo que nos parece bien». «Es más, lo ideal sería que el que presente el Gobierno de Cantabria se complemente con este y las distintas aportaciones que propongamos los sindicatos», ha añadido.

Tras destacar que el Gobierno de Cantabria tiene «un buen proyecto» ha insistido en que «aquí nadie tiene la verdad absoluta y de lo que se trata es de que los planteamientos y aportaciones de cada uno se traten y se debatan en las mesas de negociación y se alcance el consenso necesario para que los acuerdos no duren sólo los cuatro años del mandato político», ha subrayado.

Carmona también ha reconocido que el escenario que atraviesa Cantabria «es complejo», con un Gobierno bipartito cuyas acciones se ven «ralentizadas porque no hay una buena comunicación entre consejerías y órganos del Ejecutivo». «Esta no colaboración distorsiona un poco el desarrollo de la región», ha criticado.

En este sentido, el líder de UGT no entiende que aquí «los institutos vayan por un lado, Sodercán por otro, la Consejería de Industria por otro... Tiene que haber unos canales de comunicación y estar todos a una porque intentar mantener a salvo 'mi parcela' no genera las condiciones necesarias para el desarrollo», ha advertido.

Preguntado por la decisión del Ayuntamiento de Santander de no desarrollar la convocatoria de Corporaciones Locales de 2018, dotada con 2,5 millones y de la que se beneficiarían unos 200 desempleados, por no poder gestionarse a través de Santurban, Carmona ha afirmado con rotundidad que «no se ha contratado porque el Ayuntamiento no quiere».

Incrementar la presión

En clave nacional, Carmona ha explicado que el Comité Regional del sindicato abordará la actual situación socioeconómica de España, tras recalcar que UGT «tiene muy claro que no tolerará ni un paso atrás en los derechos de las personas». Al respecto, ha anunciado que se va a «incrementar la presión en la calle porque las personas ya no pueden esperar más soluciones a sus problemas», advirtiendo que antes de las elecciones generales «tiene que haber una contrarreforma laboral».

Y ha matizado que si no es posible derogar la actual ley, porque el Gobierno español no cuenta con los apoyos parlamentarios necesarios, «al menos habría que abordar la derogación de sus partes más lesivas».

Otra de las cuestiones que analizará el Comité Regional de UGT es la «preocupante situación» de la siniestralidad laboral en Cantabria, que en su opinión es «absolutamente insostenible».

Carmona ha recordado que durante este encuentro se tratará también cuestiones internas como los presupuestos de este año o la evolución de la afiliación y la representatividad sindical. Ha asegurado que la situación económica del sindicato es «estable, tal y como nos la encontramos hace dos años, porque se ha hecho y se hace una gestión austera, equilibrada y honrada».

En relación a la afiliación, a finales de 2018 UGT contaba con 19.539 afiliados, lo que implica un incremento de unos 2.000 en los dos últimos años. La central ugetista se mantiene como primera fuerza obrera de la región. Según el último cómputo dinámico cuatrienal (1 de enero de 2015 a 31 de diciembre de 2018) de las elecciones sindicales, con el que determina la representatividad sindical en las instituciones públicas, UGT se consolida como primer sindicato de Cantabria con 1.477 delegados, el 37% de los 3.948 elegidos en el período mencionado.