Un posible inversor ha visitado ya las instalaciones de Fundinorte

Instalaciones de la planta de San Felices, que ahora están paralizadas y han sido visitadas por posibles inversores./Nacho Cavia
Instalaciones de la planta de San Felices, que ahora están paralizadas y han sido visitadas por posibles inversores. / Nacho Cavia

Según ha informado la empresa al comité que ha convocado para hoy una asamblea de trabajadores

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

Un posible inversor para Fundinorte ha visitado esta misma semana la factoría de San felices de Buelna, según informó este jueves la empresa al comité, que sigue con preocupación el paso de los días y ha convocado para este viernes una asamblea de trabajadores para transmitir la escasa información de la que se dispone. «No es que no nos creamos que los posibles socios, dos o tres según la empresa existan y están interesados, pero es que hasta septiembre no se va poder tener alguna certidumbre», valora Francisco González, presidente del comité de empresa. Este jueves, empresa y comité mantuvieron un nuevo contacto y el Grupo Vela explicó a los representantes de los trabajadores que el inversor que ha visitado la factoría se ha mostrado interesado y que el próximo mes de septiembre dará una respuesta sobre sus intenciones. «Ya hemos vivido esta situación antes y la verdad es que los trabajadores están en casa viendo como se agotan sus prestaciones por desempleo y con una creciente preocupación», apuntó González. «El proceso es largo y si hay acuerdo con un posible socio luego tendrá que dar su visto bueno Sodercán», recordó.

Historia reciente

Fundinorte, antigua Greyco, nació tras la decisión de la administración concursal en abril de 2016 vender las instalaciones de San Felices de Buelna a los hermanos Vela, tras validar su plan industrial y de negocio. El Gobierno de Cantabria apoyó el plan de fundición para poner en marcha la nueva planta y encargó la operación, que supuso el compromiso de invertir 3,3 millones de euros de dinero público, al ICAF y Sodercán. En marzo de 2018, y con la fundición paralizada y el personal afectado por un ERTE, el Ejecutivo solicitó a sus propietarios un compromiso firme para mantener su apoyo que consistía regularizar las deudas vencidas e impagadas generadas y que se estimaban en algo más de 600.000 euros y la obligación de presentar un plan que acreditara el ritmo de recuperación de clientes en base a pedidos en firme. Todo ello como paso previo a liberar una aportación adicional de 352.000 euros.

Los propietarios de Fundinorte insisten, por su parte, en que están buscando nuevos socios y han iniciado acciones judiciales ante la negativa de la Administración a liberar cerca de un millón de euros en avales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos