La moderación en el empleo se agudizará en la recta final de año

Un trabajador del sector de la construcción./Archivo
Un trabajador del sector de la construcción. / Archivo

Asempleo pronostica que la ocupación se situará por debajo del 2% por primera vez desde 2015, mientras los directivos españoles prevén un estancamiento de la contratación

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El otoño se presenta complicado para el mercado laboral. La moderación de la creación de empleo que se confirmó ya el pasado mes de agosto (cuando se destruyeron más de 212.000 puestos, la mayor caída desde 2008) se acentuará en los próximos tres meses, en línea con lo esperado para la actividad, que mostrará un tono algo menos dinámico. Así lo vaticina Asempleo, la patronal de las empresas de trabajo temporal, en su último informe publicado este martes. Según sus cálculos, el crecimiento de la ocupación se situará por debajo del 2% interanual por primera vez desde 2015. Más concretamente, el avance entre septiembre y noviembre será del 1,8% en promedio, lo que supone siete décimas menos que el nivel actual, que se sitúa en el 2,55%, y muy lejos del 3,9% de hace poco más de dos años.

Esta caída, sin embargo, no afectará a la previsión para el conjunto del año, que se mantendrá en el 2,4%, dos décimas más de lo estimado por el Gobierno y en línea con el alza augurado por algunos organismos como el Banco de España. No obstante, desde Asempleo advierten de que la probabilidad de revisión a la baja ha aumentado teniendo en cuenta la información que trasladan los últimos indicadores de coyuntura.

La tasa de paro, por su parte, experimentaría una reducción hasta el 13,9% en promedio anual, en línea también con los estimado por el Ejecutivo, pero también con una clara tendencia a la desaceleración.

Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, apuntó a que la agricultura y la construcción están destruyendo empleo en términos desestacionalizados y no descarta que en los próximos meses la industria retome también las caídas. Por su parte, advierte de que los servicios, aunque siguen aguantando, «pierden impulso, con una actividad turística algo menos boyante». «La actividad real en España está perdiendo pulso de manera gradual, debido a una menor pujanza de la demanda interna», concluyó este experto.

Y en esta misma línea de pesimismo se muestran los directivos españoles, que prevén el estancamiento de la contratación en el último trimestre del año, hasta el punto de que, una vez aplicados los ajustes estacionales, la proyección de empleo neto será del 0%, según los datos del último Estudio ManpowerGroup que se basa en un millar de entrevistas.

La industria pierde fuelle

Más de un 86% prevé que no habrá ningún cambio en sus organizaciones en el cuarto trimestre de 2019, un 6% estima que reducirán el número de empleados mientras que solo un 5% de ellos cree que aumentará la plantilla. Se trata, así, de la primera congelación en la contratación después de cuatro años consecutivos al alza.

El estudio refleja que habrá una disminución considerable, de 16 y 14 puntos porcentuales, en los sectores de la industria manufacturera y en el de la construcción, respectivamente, mientras que la previsión más optimista se dará en la electricidad, gas y agua y el sector público.