IFC ultima la obra del edificio principal de su futuro complejo de Villaescusa

Cantabria Labs ha acelerado el ritmo de construcción en la localidad de La Concha. /R. Ruiz
Cantabria Labs ha acelerado el ritmo de construcción en la localidad de La Concha. / R. Ruiz

La farmacéutica regional, que acaba de lanzar la marca Cantabria Labs, acelera el ritmo de los trabajos en La Concha para operar en 2019

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

Lo que a finales de año era una mera explanada comienza a tomar cuerpo en La Concha de Villaescusa. Industrial Farmacéutica de Cantabria (IFC) ha acelerado los trabajos de su futura fábrica en la localidad, hasta el punto de que está próxima a finalizar la obra en el edificio principal, que albergará la zona de oficinas; el área de I+D+i; las maquinas de producción, llenado y escuchado; y el almacén. La compañía prevé operar en la nueva instalación en 2019, para lo que contempla una inversión total de 20 millones. El complejo tomará el relevo de la planta existente actualmente en Santander y acogerá a 120 trabajadores.

Según recuerda IFC, el proyecto está compuesto por tres fases. La primera es la que está próxima a completarse, tal y como atestigua el avance de la actuación. La segunda abordará la construcción de otro centro donde se procesarán biotecnológicamente ingredientes naturales y se realizarán plantaciones experimentales. Este espacio dispondrá igualmente de salas blancas con control de temperatura. Como complemento, la tercera parte se centrará en la implantación de todos los sistemas y maquinaria necesarios para hacer de 'La concha' «un centro de producción sostenible con los últimos avances en industria 4.0», afirma.

EN SU CONTEXTO

20
millones es el presupuesto aproximado del proyecto para dejar la planta de Santander y mudarse a Villaescusa.
- Estructura
El proyecto se divide en tres fases y contempla la construcción de una factoría de producción, así como un centro experimental especializado en diferentes plantas con fines medicinales.
- Vanguardia
Cantabria Labs anuncia que 'La Concha' contará con los sistemas y maquinaria necesarios para convertirse en una referencia en cuanto a industria 4.0 y sostenibilidad ambiental se refiere.
- 120
trabajadores albergará el centro 'La Concha', clave para buscar una facturación de 500 millones en cinco años.
- Exportación
La organización cántabra tiene presencia en más de 80 países y espera rematar en el primer semestre de 2018 la adquisición de una compañía en Francia por un valor cercano a 25 millones.

Para el nuevo centro de IFC hay disponibles 62.000 metros cuadrados de terreno, sobre los que la compañía tiene una concesión de explotación inicial de 25 años, renovable hasta 75, pero las instalaciones ocuparán una superficie total de alrededor de 9.000 metros cuadrados, en los que además de la planta de producción se levantará el mencionado centro experimental de extracción especializado en diferentes plantas con fines medicinales.

El avance del proyecto ha dado un salto considerable en las últimas semanas

El manantial termal con el que cuenta la finca permitirá dotar al complejo de «altísimos niveles de eficiencia, ya que sus propiedades termales contribuirán a calentar las calderas y climatizar el centro preservando el medio ambiente», aseguró IFC tras la colocación de la primera piedra en octubre. El director general Financiero y de Operaciones de la corporación, Enrique Quintana, destacó entonces que los dos invernaderos que se prevén crear contarán con una superficie de 2.500 metros cuadrados.

El ritmo que han tomado los trabajos en los últimos tiempos no ha pasado desapecibido para el Ayuntamiento de Villaescusa. Su alcalde, Constantino Fernández, se mostró sorprendido por el progreso constatado y sostuvo que la idea de la corporación pasaba por tener terminada la fábrica este año para, tal y como está programado, mudarse en 2019. Desde el punto de vista municipal, para el ejercicio actual no está contemplada la tramitación de más licencias relativas al proyecto.

Despegue internacional

IFC anunció hace un mes el lanzamiento de la marca Cantabria Labs para su despegue internacional. La empresa dio a conocer en Madrid las novedades, así como la previsión de comprar una compañía en Francia y entrar en los mercados polaco y escandinavo. La nueva fábrica de La Concha permitirá multiplicar por diez la producción actual con el objetivo de lograr una facturación de 500 millones en cinco años, el doble que en la actualidad.

Desde 1989 la dermatología ha sido la especialidad que ha marcado la dirección de sus productos comecéuticos, nutricéuticos y fármacos, así como de sus pioneras tecnologías patentadas.

La adquisición gala supondrá una inversión de 25 millones, avanzó el consejero delegado, Juan Matji, en el marco de la presentación de la nueva denominación corporativa de la firma. Apuntó que la operación se cerrará en el primer semestre y permitirá a Cantabria Labs apostar por la dermocosmética, área en la que Francia cuenta con un gran posicionamiento mundial. «Hay un hueco donde podemos encajar muy bien. La empresa tiene un posicionamiento terapéutico en un área que no tenemos y vamos a aprender de él para llevarlo a otros países», explicó, para añadir que la firma tiene el foco puesto en los mercados polaco y escandinavo, donde negocia dos proyectos con los que crecerá en estas zonas geográficas.

Cantabria Labs está presente en más de 80 países y sus filiales en Italia, México, Alemania, China, Portugal y Marruecos han contribuido a la expansión de la compañía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos