«En Cantabria hay más de 6.000 falsos autónomos»

«En Cantabria hay más de 6.000 falsos autónomos»
Andrés Fernández

La Unión de Trabajadores Autónomos advierte de que son las grandes compañías o empresas de servicios las que utilizan la figura del autónomo económicamente dependiente «de forma torticera»

DM .
DM .Santander

Dependen económicamente, en un 75% o más, de la empresa para la que trabajan, pero son autónomos y no personal por cuenta ajena. Se trata de 'falsos autónomos', una figura que no ha hecho más que crecer desde el inicio de la crisis y que en Cantabria asciende ya a más de 6.000, según ha denunciado hoy la Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC), que advierte de que, tras esa denominación, lo que hay es un fraude en la contratación. El panorama en Cantabria es el de años de caída en la creación de autónomos, con grandes fluctuaciones entre las altas y las bajas y con un 50% de esos autónomos sin ningún asalariado y un 18% de negocios que apenas tienen entre cero y tres años de antigüedad.

El coordinador regional de UTAC, Eduardo Abad, ha explicado que utilizan este fraude sobre todo grandes compañías o empresas de servicios, que utilizan la figura del autónomo económicamente dependiente de forma torticera.

Según Abad, se trata de un problema «registro», que pasa por identificar «cuántos son y dónde están», pero fácil de comprobar porque entraría en la categoría de 'falso autónomo' aquel dependiente económicamente un 75% o más de una misma empresa.

El coordinador de UTAC se ha referido a este problema a preguntas de la prensa en una rueda de prensa en la que ha destacado la evolución «por fin positiva» del empleo autónomo en Cantabria, donde el número de trabajadores por cuenta propia ha crecido en 513 entre enero y junio, hasta un alcanzar total de 42.015 en el primer semestre, de los cuales 130 son extranjeros. Sin embargo, en comparación con el primer semestre de 2017, el número de autónomos ha caído un -0,4% en Cantabria.

Abad ha dicho que, pese a este incremento entre enero y junio, el panorama contrasta con «los últimos años de caídas» en el empleo autónomo, persiste el «grave problema» de la fluctuación, es decir, del elevado número de altas (4.027) y bajas (3.514), la mayoría de las segundas en negocios de hasta tres años de antigüedad.

En este sentido, Abad ha defendido que la tarifa plana no resuelve el problema de la baja pervivencia de los negocios. En su opinión, ésta y las bonificaciones no deberían otorgarse de forma universal, como hasta ahora, sino en función de las necesidades y a negocios que tengan unas «mínimas perspectivas de continuidad y viabilidad». Porque «necesitamos autónomos con negocios viables», ha subrayado.

«La tarifa plana es buena ayuda pero es injusta: debería ser para el que la necesita», ha reivindicado, apuntando que, por ejemplo, algunas grandes plataformas tecnológicas han encontrado en ella un «acicate» para ofrecer contratos como autónomos a trabajadores con unos horarios y sueldo mínimos determinados por la empresa y económicamente dependientes de ella.

En Cantabria, casi el 18% de los negocios (7.550) tiene entre cero meses y tres años de antigüedad, es decir, no ha pasado el «punto de inflexión» de los tres años abiertos.

Por otra parte, la mitad de los autónomos (21.500) no tienen asalariados, es decir, se trata de negocios pequeños, dedicados sobre todo a construcción, hostelería, transporte y servicios auxiliares que, por otra parte, son los sectores cuya actividad más aumenta. En el lado opuesto, disminuye la agricultura (43 autónomos menos que en enero) y la educación (seis menos).

Por población, Santander tiene 95 autónomos más que a comienzos de año, Castro Urdiales 42 y Torrelavega 41; mientras Colindres y Entrambasaguas han perdido 12 cada uno y Miengo y Villacarriedo seis.

El 82,7% del total de autónomos en Cantabria cotiza la base mínima, frente al 0,8% que cotiza la máxima.

Al respecto, Abad ha opinado que se necesitan cambios en el sistema de cotización, de modo que se haga en función de los ingresos; y en la prestación por incapacidad, donde ha defendido que los autónomos no coticen mientras están de baja (una media de 100 días) porque la diferencia entre el pago y lo que reciben de prestación es de «225 euros, con los que tienen que comer».

En cuanto al sexo, hay más hombres (26.079) que mujeres (15.936), en la misma línea de España, porque las mujeres encuentran más fácilmente un empleo por cuenta ajena por su cualificación mayor que los hombres, quienes mayoritariamente se dedican a sectores como la construcción o el transporte.

También, por la misma razón de la cualificación, la mayoría de autónomos extranjeros son extracomunitarios (del total de 2.008, no son europeos 1.186).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos