"No saben la ilusión que me hace"

Para el día ha confiado en la firma Hugo Boss, mientras que para la cena oficial eligió un Felipe Varela. /
Para el día ha confiado en la firma Hugo Boss, mientras que para la cena oficial eligió un Felipe Varela.

La Reina realiza su primer viaje oficial en solitario. Brilla en Honduras vestida por Hugo Boss y Felipe Varela

J. FERNÁNDEZ

No saben la ilusión que me hace poder compartir con ustedes esta nueva experiencia». Doña Letizia anda estos días como niña con zapatos nuevos. Acaba de estrenarse en el que ya es su mayor reto laboral desde que se convirtiera en soberana, siguiendo el camino marcado por doña Sofía. Este lunes aterrizaba en Honduras, donde quiso resaltar su «implicación directa» con los proyectos de cooperación que el Gobierno financia en distintas partes del mundo como «compromiso para contribuir a la lucha contra la pobreza y a favor de la prosperidad».

Su visita ha causado una gran expectación. Cientos de medios gráficos han cubierto sus movimientos desde que fuera recibida por la primera dama del país, Ana García de Hernández, con la que tiene especial sintonía desde que se conocieran el pasado octubre en el Palacio Real. Doña Letizia no ha decepcionado y se ha mostrado encantada y feliz, algo que también ha destacado en sus discursos: «Intentar dar visibilidad a este trabajo, tratar de mostrar la utilidad de tantos años de cooperación y de acompañamiento son algunas de las razones por las que estoy aquí».

En su primera aparición, confió su 'look' a Hugo Boss, firma que le gusta mucho desde hace años: falda en tonos grises, con una blusa de seda blanca de 259 euros y sandalias cruzadas de Carolina Herrera, de 260 euros. Las llevó por primera vez hace dos semanas para recibir al presidente de la República italiana. La cartera de mano, en tono rojo apagado, es de Adolfo Domínguez y roza los 100 euros.

Doña Letizia fue también la invitada de honor en una cena ofrecida por el presidente del país, Juan Orlando Hernández. Para este acto, optó por un vestido negro palabra de honor que le diseñó Felipe Varela y con el que brilló hace unas semanas en los Premios Woman, donde mostró su nuevo corte de pelo. Lo combinó con unos salones de Prada negros que últimamente no se quita y como complemento llevó un brazalete de Cartier de inspiración griega que, al parecer, habría pertenecido a su suegra. A lo largo de hoy, la monarca aterrizará en El Salvador, donde continuará con su labor solidaria.