Arte con personalidad

Juan Carlos Cabeza, El Hortelano, Avelino Cuartas, Juan Manuel Puente, Miguel Ángel Serna y Benjamín Soroa./
Juan Carlos Cabeza, El Hortelano, Avelino Cuartas, Juan Manuel Puente, Miguel Ángel Serna y Benjamín Soroa.

'El Hortelano' presenta 'Enciendo la luz' en la Sala Robayera, de Miengo

JAVIER RODRÍGUEZ

Hasta el día 26 de julio se puede contemplar en la Sala de Arte Robayera, de Miengo, la exposición titulada Enciendo la luz, que protagoniza de uno de los artistas españoles con más personalidad y de mayor prestigio nacional e internacional: José Alfonso Morera Ortiz, El Hortelano. La ocasión es, por tanto, magnífica para disfrutar del arte de calidad.

Al acto de inauguración de la muestra del creador valenciano acudieron, entre otros, Miguel Ángel Serna, consejero de Educación, Cultura y Deporte; Avelino Cuartas, alcalde de Miengo; Joaquín Solanas, director general de Cultura; Juan Manuel Puente, director de la sala;el fotógrafo torrelaveguense Gelo Bustamante; los poetas Carlos Alcorta y Rafael Fombellida; el pintor Tino Cuevas, y numerosos invitados vinculados con el territorio cultural cántabro, entre los que se encontraban miembros de la Asociación Cultural Tertulia Goya, que preside Luis Movellán.

Múltiples personalidades han escrito sobre las obras de El Hortelano. Felipe V. Garín, por ejemplo, se refería a su trayectoria: «La presencia más o menos diluida de maestros como Goya o Van Gogh puede encontrarse en los cuadros de El Hortelano. Desde los recursos tomados de la técnica del cartel, cultivados en sus inicios, hasta la más tardía persecución de una pintura desasida de convenciones estilísticas, a veces más oscura y próxima a la expresión de un silencio recóndito y reflexivo, este pintor ha recorrido muy diversas etapas creadoras».

Y la exministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio firmó: «El Hortelano es, ante todo, un ejemplo paradigmático de artista plenamente incorporado a la sociedad en la que vive; lejos de la imagen del artista aislado en su estudio, la obra de El Hortelano está en comunicación constante con su entorno, con los lugares que ha visitado y en los que ha residido, con los momentos históricos que ha vivido, con la música y las demás disciplinas artísticas. El segundo aspecto, quizá complemento y consecuencia del anterior, es que El Hortelano es también un ejemplo de artista polifacético».

Atractiva cita, pues, en Robayera, que el artista presenta así: «Enciendo la luz y veo. Abro los ojos como platos y delante de mí, sobre el lienzo, arde el milagro de la pintura, óleo húmedo y viajero que celebra y consagra este momento más allá del tiempo».

 

Fotos

Vídeos