Inspiración y pinceles

Manuel Sánchez, Rosa Alvarado, Luisa Taronjí, Mª Teresa González y Antonio Esquivias./
Manuel Sánchez, Rosa Alvarado, Luisa Taronjí, Mª Teresa González y Antonio Esquivias.

El arte de José Gómez, en el Aula de Cultura La Venencia de Santander

JAVIER RODRÍGUEZ

En el Aula de Cultura La Venencia, de Santander, se puede contemplar una exposición retrospectiva de José Gómez. Acuarelas y acrílicos.

Muestra para aficionados al arte de calidad. José logra de manera magistral que técnicas pictóricas complicadas -especialmente, en el caso de la acuarela- parezcan algo muy sencillo. Sus obras, que tienen como pilares un trazo firme y elegante, desprenden asombrosa naturalidad. Es un gran artista.

Al acto de inauguración del evento asistió numeroso público, que se deleitó con las piezas presentadas y las elogió a fondo.

Salvador Arias y los miembros de su directiva ejercieron, como es habitual, de excelentes anfitriones. Entre los asistentes se encontraban los pintores Juan Ignacio Goitia y Roberto Orallo, y también estuvo el alcalde de Piélagos, Enrique Torre.

Carmen destacaba la «categoría de estos cuadros de José Gómez, creador de primerísima clase. Es un placer contemplar cualquier trabajo suyo. A mi me parecen de una elegancia impresionante. Da lo mismo que pinte una duna, un paisaje o cualquier otra temática. Da lo mismo, sí. Pinte lo que pinte siempre es él, siempre se percibe su inconfundible estilo, que le hace único. Sus acuarelas sabemos todos que son maravillosas, pero a más de uno seguro que le ha sorprendido agradablemente al exhibir también en esta muestra los acrílicos, en los que mantiene la misma línea. Quien pueda, por tanto, que no se pierda la exposición. Le gustará a cualquiera que la vea».

Del mismo criterio era María, para quien «esta muestra es otro acierto de La Venencia. Elegir a José Gómez significa optar por un artista de calidad indiscutible. No sé cómo se pueden pintar tan bien las acuarelas, con lo complicadas y delicadas que son, que no le admiten al pintor ni el mínimo error: un pequeño fallo las destroza. Son buenísimas».

El autor se mostraba «muy satisfecho, muy feliz» al verse rodeado de múltiples amigos y colegas. En suma, personas que aprecian su admirable trayectoria, de la que tantas huellas indelebles van quedando en el camino a lo largo de los años.

 

Fotos

Vídeos