Duyos lo borda al rodearse de mujeres reales

Desfile de Duyos./
Desfile de Duyos.

Andrés Sardá se zambulle en los 80 más lúdicos con Mario Vaquerizo como maestro de ceremonias

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

La primera jornada de la Mercedes Benz Fashion Week terminó con la adaptación de la popular ficción ‘Disnatia’ del alabado Jorge Vázquez, y con esa serie Andrés Sardá retomó el segundo día de la pasarela madrileña. Nuria, el alma de la firma, tiene un sentido del espectáculo muy desarrollado y sabe llevar los estilismos hasta el extremo. Las prendas de baño, todas ya a la venta, representan los momentos lúdicos clave de la década de los 80: el aerobic -con Jane Fonda como estandarte-, los videojuegos, los vídeos musicales y las series de televisión. El charol y las telas plastificadas dan vida a las fantasías de una firma que en esta ocasión contó con el mediático Mario Vaquerizo como maestro de ceremonias.

Desfile de Andrés Sardá. / AGENCIAS

Los 80 han seguido en la palestra con The 2nd Skin Co. La marca da un giro inesperado a su estilo. Siguen centrados en las alfombras rojas, donde son conscientes que reside su éxito a nivel internacional, pero han perdido la esencia que les hacía ser reconocidos. Los tonos pastel, las siluetas románticas y los mikados desaparecen para dar espacio a hombreras, cinturas muy marcadas y muchas minifaldas -el 80% de la colección-. El blanco, el negro y el camel son la base de la paleta cromática, con pinceladas de naranja y turquesa. El chic francés de Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo dio paso al viaje de Hannibal Laguna por Asia. De un sutil Japón representado por flores de cerezo y de almendro bordadas a mano a la explosión de color de Tailandia y sus estampados en piezas con guiños ochenteros.

Tarde excelente para la moda española

La tarde comenzó con la incombustible Ana Locking y su interesantísima propuesta inspirada en el empuje que provoca el miedo para seguir adelante. El tejido del chubasquero guía una colección en negro, en la que solo se permite un par de piezas en tonos rojizos y naranjas. Sus adeptos no podrán hacerse con la sudadera ‘clave’ de su colección porque esta temporada la pieza para fetichistas serán sus calcetines con la leyenda ‘Just fear it’ (solo témelo) -en alusión al famoso eslogan ‘Just do it’ (solo hazlo) de Nike-, que estarán a la venta a partir de esta noche por 25 euros. Una iniciativa pensada para que los más jóvenes puedan acceder a la moda española.

Devota & Lomba está en otra liga. En la firma siguen centrados en la investigación de patrones y volúmenes para confeccionar piezas atemporales despegadas del cuerpo en lana, crepes y alpacas. Una sobriedad apetecible que rompió Agatha Ruiz de la Prada con un homenaje muy particular a Yves Saint Laurent sobre una enorme bandera de España que cubría toda la pasarela, con el himno español como banda sonora. Su ruptura con Pedro J. Ramírez se refleja en piezas menos infantiles para una propuesta con muchas opciones para la noche que terminó con la propia diseñadora desfilando junto a las modelos, una de ellas con el traje sastre que lució recientemente en una revista junto a un joven desnudo. Toda una declaración de intenciones.

El empoderamiento de la mujer llegó a su punto álgido con Duyos. El modista volvió a dar una lección de buena moda -¡Qué abrigos!- que utilizó como alegato para dar visibilidad a las mujeres en el sector textil. Sus treinta modelos no eran reconocidas ‘tops’. Su hermana, sus vecinas, la directora de la Fundación Aladina, exmodelos, su jefa de prensa o una señora a la que le pidió por la calle que desfilase para él… En resumidas cuentas, mujeres reales de los 20 a los 70 años para un trabajo artesanal digno de elogio. El viernes no podía terminar mejor.

Temas

Moda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos