Detenidos 95 niños y 2 profesores por adoctrinamiento y abusos en Kenia

Alrededor de 20 de los menores, entre los que hay niños de cinco años, eran extranjeros y el resto kenianos, la mayoría de origen somalí

EFENAIROBI

Dos profesores fueron detenidos y 95 niños llevados a comisaría en una supuesta trama de tráfico, abusos y adoctrinamiento yihadista que es investigada en el colegio Madrasatul Falan de Likoni, al sur de la ciudad de Mombasa, en la costa de Kenia, informaron hoy medios locales.

Alrededor de 20 de los menores, entre los que hay niños de cinco años, eran extranjeros y el resto kenianos, la mayoría de origen somalí.

"Recibimos dos casos de abuso de niños hace dos meses y hemos seguido la actividad de la institución, donde hemos descubierto que también se enviaban niños de países extranjeros", dijo la directora de la Oficina de Investigación Criminal de Kenia, Grace Ndirangu.

Algunos menores venían de países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Sudáfrica, Arabia Saudí, Zambia y Uganda, y otros eran refugiados somalíes, algunos de cuyos supuestos padres no tienen documentación que muestre que son sus hijos, según dijo el periódico local Daily Nation.

Oficiales de las unidades de lucha contra la trata de personas y protección de los niños interrogaron a los menores por sospechas de tráfico de niños y abuso.

Además, y según el diario local The Star, dos profesores fueron detenidos en lo que describieron como un ataque a una supuesta célula terrorista, en la que habrían intervenido también cuerpos extranjeros de seguridad como el FBI estadounidense.

El colegio Madrasatul Falan, registrado como una escuela islámica y centro de rehabilitación, fue cerrado.

Los niños extranjeros arrestados durante la redada serán repatriados y los kenianos devueltos a sus padres, después de interrogarlos sobre cualquier posible tortura y adoctrinamiento, dijo un oficial.

La población keniana es de mayoría cristiana, aunque tiene una importante población musulmana en la costa del país, donde conviven sin tensiones.

Sin embargo, el país ha sufrido ataques yihadistas por parte del grupo terrorista somalí Al Shabab, el peor ocurrió en abril de 2015, cuando 148 personas murieron en el asalto de un comando terrorista a la Universidad de Garissa, en el norte de Kenia.

El Ejército keniano se ha desplegado en la zona próxima a la frontera para intentar contener la entrada de yihadistas provenientes de Somalia.

Al Shabab, que se adhirió formalmente a la red terrorista Al Qaeda en 2012, ha matado a cerca de 500 personas en Kenia desde abril de 2013, en represalia por el envío de tropas a Somalia para combatir el yihadismo.

 

Fotos

Vídeos