Cataluña, Escocia… y Okinawa

Protesta contra las bases norteamericanas en Okinawa./
Protesta contra las bases norteamericanas en Okinawa.

La prefectura situada más al sur del archipiélago nipón también tiene independentistas que han viajado a Edimburgo para aprender cómo organizar un referendo

ENCARNI HINOJOSAMadrid

A pesar de que el jueves finalmente ganó el 'no' en la consulta sobre la independencia de Escocia, el debate de la autodeterminación está en plena ebullición. La victoria ajustada de los unionistas no acaba de sofocar un incendio que actualmente tiene dos focos candentes en Europa: la propia región británica y Cataluña.

Pero los independentistas no solo surgen en el Viejo Continente. En Japón, también hay una zona sublevada contra el poder centralista: la prefectura de Okinawa. Situada en la parte más austral del archipiélago nipón y formada por 160 pequeñas islas -solo 44 de ellas habitadas-, posee una historia, cultura y sociedad diferentes al resto del país asiático.

Un grupo de activistas de esta región se trasladó el pasado lunes a Edimburgo para conocer de primera mano la experiencia de los organizadores de la campaña para la independencia escocesa. La Asociación de Estudios por la Independencia de Okinawa (ACSILs, sus siglas en inglés) está integrada sobre todo por académicos de la prefectura. Precisamente, uno de los líderes del movimiento es Masaki Tomochi, profesor de Economía de la Universidad Internacional de la región nipona y uno de los miembros de la comitiva que ha estado estos días en Escocia. Tras esta experiencia, pretenden crear una red con otros separatistas del mundo, especialmente con representantes de los movimientos en Escocia, País Vasco y Cataluña. Yasukatsu Matsushima, catedrático de Economía Internacional de la Universidad Ryukyu y otro de los integrantes de la ACSILs, expresaba el interés del grupo en la región española hace unos días en Edimburgo: Nos interesa mucho lo que sucede allí, donde también se aspira a organizar un referendo independentista. Hemos viajado a Cataluña y estamos en contacto con políticos catalanes.

Independiente históricamente

La región de Okinawa era un país independiente conocido como el reino Ryukyu. Tras varias invasiones por parte del imperio japonés, fue anexionada a este en 1879. La Segunda Guerra Mundial se ensañó especialmente con esta zona del archipiélago asiático donde tuvo lugar la batalla más cruenta del conflicto en el Pacífico. Tras la victoria de los aliados, Okinawa pasó a manos de los estadounidenses hasta 1972, cuya administración fue devuelta a Japón. A pesar de esto, el 75% de las bases militares de EE UU que se encuentran en el país se ubican en la región de Okinawa.

Los altos niveles de contaminación, el almacenamiento de armas nucleares estadounidenses y la violación de los derechos humanos entre la población local por parte de los soldados americanos, han provocado una incansable lucha de la población de Okinawa por el desalojo militar de su región. Además, es la prefectura japonesa con mayor desempleo -con gran diferencia con respecto al resto del país- y con una economía más vulnerable -siendo la más pobre de las 47 regiones-, a pesar del impulso del turismo local y extranjero atraído por su clima templado y sus paradisíacas playas.

Sin embargo, estos argumentos y algunos más -como ser el lugar de origen del kárate y tener un propio idioma: las 'lenguas ryukyunenses'- no consiguen arrancar en la población local un fuerte espíritu separatista. En una encuesta realizada en 2011, solo el 5% de los ciudadanos de Okinawa abogaba por la independencia, el 15% por mayores competencias en pro de la autonomía y la gran mayoría restante prefería quedarse como está. El miedo a un futuro económico difuso y todavía peor se impone a la seguridad, a pesar del agravio comparativo, del poder financiero de Tokio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos