Las llamas devoran el principal pulmón del planeta

Son 9.000 Incendios que llegan al borde de carreteras como esta y ante los que el estado brasileño no tiene recursos. Hoy Bolsonaro tenía que sofocar su propio incendio después de preguntarse ayer si no los estarán provocando las ONG's como venganza por perder subvenciones. Ha intentado rectificar diciendo que nunca las culpó. Para los ecologistas lo que está pasando está claro. Los agricultores prenden fuegos para limpiar terrenos aprovechando que no hay multas. El de 2019 está resultando ser su verano más negro pero nada indica que el gobierno brasileño vaya a cambiar de política