Reino Unido se toma muy en serio el caso del ex espía ruso

Reino Unido se está tomando en serio y mucho el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia. 180 miembros de diferentes ramas del ejército británico ayudan en la investigación. También ella, Amber Rudd, ministra de Interior y que ha visitado el lugar donde supuestamente se produjo el envenenamiento. "Un intento de asesinato público y cruel" ha dicho.La nueva línea de investigación apunta a que el envenenamiento con gas nervioso se produjo en el domicilio del ex espía. Allí, también, se habría intoxicado el policía británico que permanece en estado grave en el hospital. Tanto Skirpal como su hija están en estado crítico. Aún sin pruebas finales, Rusia es un candidato claro al que responsabilizar. Una sombra más de Vladimir Putin en pleno suelo británico.