Turquía plantea una intervención con Rusia e Irán contra yihadistas en Siria

Los presidentes de Irán, Hassan Rouhani, Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la cumbre de Sochi. /Reuters
Los presidentes de Irán, Hassan Rouhani, Rusia, Vladimir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en la cumbre de Sochi. / Reuters

«Las operaciones conjuntas se pueden realizar en cualquier momento, no hay ningún obstáculo para ello», declaró Erdogan en el avión en el que regresó el viernes de la cumbre sobre Siria celebrada en Rusia

Estambul

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha planteado la posibilidad de una operación militar conjunta de Turquía, Rusia e Irán contra los grupos yihadistas en la región siria de Idlib, el último bastión de las fuerzas enfrentadas al presidente de ese país, Bachar Al Asad.

«Las operaciones conjuntas se pueden realizar en cualquier momento, según se desarrollen los acontecimientos. No hay ningún obstáculo para ello», declaró Erdogan en el avión en el que regresó el viernes de la cumbre sobre Siria celebrada en Sochi (Rusia), junto a los presidente ruso, Vladímir Putin, e iraní, Hasan Rohaní. El político islamista recordó que Rusia y Turquía comparten las tareas de protección en Idlib.

En una entrevista con la emisora A Haber, Erdogan afirmó que su país «no dará ninguna oportunidad a las organizaciones terroristas para manipular la situación en la región».

Rusia y Turquía acordaron el pasado septiembre establecer una zona de seguridad y crear un área desmilitarizada en Idlib, algo que aún no se ha ejecutado.

Pese a la coordinación entre sus fuerzas, Ankara apoya a parte de los grupos rebeldes opositores al presidente sirio, mientras que Moscú es el principal aliado de Asad.

En la cumbre de Sochi, Rusia, Turquía e Irán coincidieron en que la anunciada retirada de los soldados estadounidenses del noreste de Siria será positiva para el país.

Sobre ese tema, Erdogan criticó la lentitud y las dudas en relación al repliegue estadounidense, asegurando que ese proceso está lleno de incertidumbres.

El presidente turco aseguró que, una vez retiradas las tropas estadounidenses, la zona debería quedar bajo control de Turquía para evitar que la seguridad del país «continúe estando amenazada» por las milicias kurdosirias, aliadas de EEUU en la lucha contra los yihadistas pero que Ankara considera terroristas.