Ucrania: el camino a las elecciones

Carteles pacifistas en el centro de Kiev./
Carteles pacifistas en el centro de Kiev.

Los precedentes más inmediatos comenzaron hace cuatro años en unos comicios trascendentales que abren un período de violencia y revolución todavía vigente

EUROPA PRESS madrid

Ucrania celebra este domingo elecciones presidenciales cuyos precedentes más inmediatos comienzan hace cuatro años en unos comicios trascendentales que abren un período de violencia y revolución todavía vigente.

- Febrero de 2010 - octubre de 2011: Viktor Yanukovich obtiene la presidencia del país tras derrotar a la primera ministra Yulia Timoshenko en los comicios por un ajustado margen. Durante los meses siguientes, la Fiscalía abre una serie de casos contra Timoshenko por abuso de poder y desfalco. Timoshenko es declarada culpable y condenada a siete años de cárcel en una sentencia que la Unión Europea (UE) como el resultado de una persecución política.

- Marzo de 2012: Ucrania y la Unión Europa inician las conversaciones para un Acuerdo de Asociación por el que la ex república soviética disfrutaría de las ventajas del libre comercio con el bloque europeo a cambio de incorporar a su marco legislativo la normativa europea a tal efecto. La firma del acuerdo, según Rusia, supondría una violación de los acuerdos estratégicos que estaba negociando a su vez con las autoridades de Kiev en ese momento en el ámbito de la Unión Aduanera Eurasiática. La propia UE, a través del presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, advierte a Ucrania de que ambas negociaciones son absolutamente incompatibles.

- 21 de noviembre de 2013: El Gobierno ucraniano suspende las negociaciones con la Unión Europea para "garantizar la seguridad nacional de Ucrania", en palabras del primer ministro ucraniano, Mikola Azarov, en un momento en el que un 39 por ciento de la población (occidental en su mayoría) respalda la firma, frente a un 35 por ciento (principalmente residentes del este del país) partidario de mantener las negociaciones con Moscú, según una encuesta del Instituto Sociológico de Kiev publicada ese mes.

El Parlamento tampoco consigue aprobar una medida para que Timoshenko, enferma en prisión, reciba tratamiento en el extranjero, una condición solicitada por la Unión Europea. Esa misma noche, 2.000 manifestantes se concentran en la plaza de Maidan, en Kiev, para exigir al presidente Yanukovich la firma del acuerdo.

- 21 de noviembre de 2013 - 22 de febrero de 2014: Miles de personas se atrincheran en la plaza. La protesta, según pasan los días, expande sus demandas y deja de pedir la firma del acuerdo para exigir la dimisión inmediata del presidente Yanukovich y del Ejecutivo en pleno. Las protestas escalan en intensidad y cerca de cientos de miles de personas acuden habitualmente a la plaza en domingo para sumarse a los manifestantes.

El 16 de enero, Yanukovich introduce una legislación que criminaliza efectivamente las protestas en la plaza. A esas alturas, el derramamiento de sangre es habitual: los manifestantes acusan a las fuerzas de seguridad de emplear fuerza letal indiscriminada; los partidarios de Yanukovich responden denunciando la existencia de elementos armados de partidos ultranacionalistas como Svoboda (Libertad) y Pravyi Sektor (Sector Derecha) que practican actos terroristas.

La tensión parece ceder el 17 de febrero, cuando el Gobierno ucraniano emite una ley de amnistía para los manifestantes tras diversos encuentros con las fuerzas moderadas de oposición representadas principalmente por el campeón del mundo de boxeo y líder de UDAR (Golpe), Vitaly Klitschko, pero no consigue afecto alguno: al día siguiente fallecen al menos 26 personas (otras fuentes hablan de hasta 70), entre ellos 10 policías, y 1.100 personas resultan heridas en un enfrentamiento a tiros entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Tres días después, Yanukovich y la oposición política firman un acuerdo de conciliación, auspiciado por Polonia, en el que se acuerda una enmienda constitucional para reducir las competencias presidenciales, la creación de un Gobierno de coalición y la restitución de la Constitución de 2004. El acuerdo nunca se ratifica.

- 22 de febrero - 17 de marzo: Viktor Yanukovich abandona Ucrania, iniciando un proceso relámpago por el que el Parlamento declara la creación de un Gobierno en funciones y la liberación de la ex primera ministra Yulia Timoshenko. Yanukovich, en sus primeras declaraciones desde Rusia, denuncia un golpe de Estado. Cuatro días después, comienzan las primeras protestas en la península de Crimea, que enfrentan a rusófonos con miembros de la etnia tártara natural de la península.

El día 27, Moscú avisa de que defenderá con "firmeza" e "inflexiblemente" los derechos de sus compatriotas en la península. Ese mismo día, el Parlamento crimeo acuerda la destitución del Gobierno provincial y convoca para el 25 de mayo -día de las elecciones presidenciales- un referéndum para reclamar la ampliación de la soberanía autonómica.

Durante la semana siguiente, el conflicto en Crimea alcanza una dimensión militar al percibir Rusia que peligra su posición estratégica en las bases militares que mantiene en la Península, cuyas fuerzas protagonizan escaramuzas con los soldados ucranianos. Putin recibe permiso del Parlamento para movilizar soldados desde Rusia mientras Ucrania llama a sus reservistas.

Las autoridades adelantan al 16 de marzo un referéndum tachado de ilegal por Estados Unidos y la Unión Europea, pero reconocido por Rusia, en el que la población declara de manera aplastante (más del 95 por ciento de votos a favor) la independencia de Ucrania. Dos días después, Putin en persona ratifica la incorporación a la península a la Federación Rusa.

El 17 de marzo, Estados Unidos y la UE imponen sanciones a elementos cercanos a Putin que incluyen la congelación de activos y el bloqueo de visados para viajar al extranjero. Es una decisión delicada por la importancia de Rusia como exportador de gas, siendo la UE su principal cliente. Rusia resta importancia a las sanciones y replica anunciando el endurecimiento de las condiciones del suministro de gas a Ucrania. La culminación de las sanciones llega el 24 de marzo, con la expulsión de Rusia del G-8.

- 6 de abril: Activistas prorrusos asaltan la sede del gobierno de la región de Donetsk (este) e izan la bandera rusa durante una manifestación en la plaza más importante de la ciudad ucraniana. En la región de Luhansk, también en el este mayoritariamente rusoparlante del país, decenas de manifestantes prorruso entran en la sede de los Servicios de Seguridad del Estado y tres personas --dos manifestantes y un policía-- han resultado heridas, según informa la televisión ucraniana.

- 17 de abril: Rusia, Estados Unidos, Ucrania y la Unión Europea alcanzan una solución pactada para poner fin a la crisis en la región mediante un llamamiento inmediato al desarme de todos los grupos armados ilegales, la desocupación de edificios públicos ucranianos en manos de simpatizantes prorrusos, amnestía para los manifestantes excepto los acusados de delitos "capitales" y el inicio de un diálogo "nacional y abierto" entre las partes enfrentadas.

Las comunidades de Donbas, en el este de Ucrania, Luhansk y Donetsk, rechazan el acuerdo. Denis Pushilin, el jefe de la autoproclamada 'República Popular de Donetsk' asegura que sus hombres no cumplirán el acuerdo ratificado la víspera en las conversaciones de Ginebra por Ucrania, Rusia, Unión Europea y Estados Unidos, y "perseverarán" en su lucha por la autonomía de la región.

- 2 de mayo: la tensión en el este de Ucrania alcanza un pico con el incendio de un edificio de Odesa en el que fallecen al menos 38 personas. Las causas siguen bajo investigación pero se sospecha de ultranacionalistas ucranianos, mientras un grupo de observadores de la OSCE en manos de los separatistas es finalmente liberado.

- 12 de mayo: El 89 por ciento de los votantes de la región de Donetsk han manifestado su apoyo a la autodeterminación. En Lugansk, entre el 94 y el 98 por ciento de los votantes en la región, votan a favor de una mayor autonomía del Gobierno de Kiev.