Rusia cumple su amenaza y corta el fluido de gas a Ucrania

Imagen de la reunión entre el director del monopolio gasístico ruso, el primer ministro ucraniano y el comisario europeo de Energía. /
Imagen de la reunión entre el director del monopolio gasístico ruso, el primer ministro ucraniano y el comisario europeo de Energía.

Hoy se ha vencido el plazo del ultimátum que Moscú había dado a Kiev para abonar el primer tramo de su deuda

RAFAEL M. MAÑUECO corresponsal en moscú

El gigante energético ruso Gazprom acaba de anunciar el establecimiento del sistema de pago por adelantado para los suministros de gas a Ucrania al haberse vencido, hoy a las 10 de la mañana hora de Moscú, el plazo del ultimátum que Moscú había dado a Kiev para abonar un primer tramo de su deuda por valor de 1.950 millones de dólares (unos 1.440 millones de euros). Esto significa que el fluido de gas será interrumpido y que los consumidores europeos podrían verse también afectados.

Tras el derrocamiento en febrero del entonces presidente Víctor Yanukóvich y la anexión de Crimea en marzo, Rusia decidió en abril subir a Ucrania la tarifa de gas desde los 268,5 dólares los mil metros cúbicos (198 euros) hasta los 485 dólares actuales (358 euros). El rechazo de Kiev a tal subida y su negativa a seguir pagando mientras no se firmara un nuevo contrato llevó a unas negociaciones que han durado mes y medio y han tenido como escenario Varsovia, Berlín, Bruselas y Kiev. La última ronda de conversaciones finalizó en la capital ucraniana la pasada madrugada, a las 2,30h, sin acuerdo. En ella participaron el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, los respectivos ministros de Energía de Rusia y Ucrania y el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger.

Gazprom sostiene que la compañía ucraniana Naftogaz le debe la suma de 4.458 millones de dólares (3.292 millones de euros) por los meses de noviembre y diciembre de 2013 además de abril y mayo del presente año. El pago de junio aseguran no haberlo recibido tampoco. La condición de Moscú para haber continuado las negociaciones y evitar el sistema de prepago y el corte de suministro era haber transferido ese primer tramo de deuda de 1.440 millones de euros. Pero el dinero no ha llegado a la cuenta de Gazprom.

Moscú ofreció el pasado miércoles a Kiev un descuento de 100 dólares (74 euros) los mil metros cúbicos, pero Yatseniuk lo rechazó, ya que, según sus palabras, lo que hace falta es un contrato completamente nuevo para que Ucrania no esté sujeta a los cambios de humor de Moscú y a la posibilidad de que después rectifique y vuelva a subir la tarifa. Después, en la última tanda de negociaciones el primer ministro ucraniano insistió en que el precio sea el inicial, los 268,5 dólares por cada mil metros cúbicos.

Esta tarifa fue la acordada por Yanukóvich y el presidente ruso, Vladímir Putin, el pasado mes de diciembre.

Yatseniuk ordenó el viernes a Naftogaz estar preparada para el corte del fluido de gas mientras que Putin cree que Ucrania ha llevado intencionadamente las negociaciones sobre el gas a un callejón sin salida. El ministro de Energía ucraniano, Yuri Prodan, ha afirmado que su país dispone de reservas suficientes de gas hasta el invierno.

El 30% del gas que consume la Unión Europea procede de Rusia. Eslovaquia, por ejemplo, recibe de Gazprom el 95% del gas que utiliza y Hungría el 75%. La mitad del volumen de gas que llega a Europa lo hace a través de los gasoductos ucranianos.

Desde la Revolución Naranja de 2004, Rusia ha venido utilizando los precios del gas como arma de retorsión contra las autoridades de Kiev. Los desacuerdos al respecto causaron dos guerras del gas, en 2006 y en 2009. La primera duró solamente cuatro días, pero dejó sin combustible en pleno mes de enero a un gran número de países de la Unión Europea, entre ellos Alemania, Francia e Italia. Los cortes energéticos de 2009 fueron aún más virulentos, ya que duraron casi tres semanas.