Cameron acepta la derrota pero vuelve a pedir un cambio de rumbo en la UE

David Cameron. /
David Cameron.

Considera que ha sido un grave error de los líderes designar a Juncker para llevar la dirección política comunitaria

EUROPA PRESSBRUSELAS

El primer ministro británico, David Cameron, ha dejado claro su rechazo tajante a la designación de Jean-Claude Juncker como nuevo presidente de la Comisión Europea, que no ha dudado en tachar de "grave error", al tiempo que ha advertido de que también hará "más difícil" convencer a los británicos de seguir dentro de la UE.

"Creo que el interés nacional de Reino Unido está en reformar la UE, celebrar un referéndum sobre esa reforma en la UE y recomendar que permanezcamos en una Unión Europea reformada", ha afirmado en rueda de prensa al término del Consejo Europeo en el que el resto de líderes europeos, con la salvedad de él y el primer ministro húngaro, Viktor Orban, han dado luz verde al nombramiento de Juncker, que ahora deberá ser ratificado por el Parlamento Europeo.

"¿Se ha vuelto eso más difícil de conseguir? Sí", se ha respondido Cameron, que prevé celebrar un referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE en 2017 si consigue su reelección en las elecciones del próximo año.

"Un mal día para Europa"

"Este es un mal día para Europa, corre el riesgo de minar la posición de los gobiernos nacionales, corre el riesgo de minar la posición de los parlamentos nacionales, y da nuevos poderes al Parlamento Europeo", ha lamentado.

más noticias

En este sentido, ha celebrado que el Consejo Europeo haya acordado "revisar" el procedimiento que se ha seguido de cara a la designación del siguiente presidente de la Comisión. Así las cosas, ha afirmado que lo ocurrido ha reforzado su "convicción de que Europa tiene que cambiar y ese fue el mensaje claro que dieron los europeos en las elecciones". Los ciudadanos "necesitan a líderes que quieran luchar por el cambio, sean cuales sean los obstáculos, sean cuales sean las frustraciones, sean cuales sean los costes a corto plazo", ha añadido, poniendo en tela de juicio que Juncker sea capaz de traer ese cambio.

Cameron ha defendido su "firmeza" en su oposición a la designación de Juncker, insistiendo en el "principio" de que dicha elección correspondía a los jefes de Estado y de Gobierno. "Creo que trabajando juntos podríamos haber encontrado a un candidato alternativo que tuviera el apoyo de todos y cada uno de los estados miembro", ha añadido, lamentando que no se haya realizado una elección por consenso como había ocurrido hasta ahora. No obstante, "debemos aceptar el resultado" de la votación y "Reino Unido trabajará con el nuevo presidente de la Comisión, como siempre ha hecho, para garantizar nuestros intereses nacionales", ha remachado.