Salmond no ve «nada nuevo» en la propuesta de Brown

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond. /
El ministro principal de Escocia, Alex Salmond.

Al ministro principal de Escocia no le convence el calendario acordado por los tres partidos británicos para cederles más poderes

EUROPA PRESS LONDRES

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, ha considerado este martes que el calendario para la devolución de poderes propuesto por el exprimer ministro británico Gordon Brown y respaldado por los tres grandes partidos representados en Westminster no es "nada nuevo", sino que pone de manifiesto que la campaña por el 'no' "se desmorona" ante el avance del 'sí' en los sondeos.

En opinión de Salmond, tras la publicación el domingo del primer sondeo que vaticinaba una victoria del 'sí' en el referéndum del 18 de septiembre, la campaña por el 'no' "se dio cuenta de que el suelo se movía bajo sus pies". Pero "en realidad no hay nada nuevo en este paquete. Esto es algo recauchutado, vuelto a empaquetar, una reprogramación de lo que dijeron en primavera", ha añadido en declaraciones a la prensa en Edimburgo.

El ministro principal se ha pronunciado así después de que los líderes de los tres principales partidos unionistas en Escocia, el laborista Johann Lamont, la conservadora Ruth Davidson y el liberaldemócrata Willie Rennie hayan realizado una declaración conjunta en Edimburgo en la que han respaldado el calendario planteado por Brown para la cesión de más poderes a Escocia si sigue dentro de Reino Unido tras el referéndum.

"Creo que es un día muy significativo en la campaña del referéndum. Hoy es el día en el la campaña por el 'no' se desmorona", ha subrayado, defendiendo que los líderes de los partidos en el Parlamento británico "tienen un nivel de confianza de menos cien". "Los sondeos del fin de semana, que han provocado tanto pánico en los corazones de la campaña por el 'no', en realidad demostraron que la independencia es la opción más popular", ha defendido Salmond.

Propuesta de Brown

En un discurso pronunciado anoche en Edimburgo, Brown, que es escocés, subrayó que "lo que la gente busca es un calendario, un plan, un mecanismo para la devolución y una idea clara de qué ocurriría tras un voto negativo". Así, tras defender que "el status quo ya no es una opción", el primer ministro subrayó que hace falta "un gran cambio en la Constitución" y avanzar "muy cerca de algo próximo al federalismo" en Reino Unido. "El cambio está en el aire y el cambio está en camino", aseveró.

Según su propuesta, "con fechas topes firmes", el debate sobre la cesión comenzaría al día siguiente de la consulta y el Gobierno de coalición que forman conservadores y liberaldemócratas fijaría las opciones de las competencias a devolver a Escocia antes de finales de octubre. Antes de finales de noviembre se cerrarían estas competencias, en consultas con la sociedad civil, tras lo cual se elaboraría una nueva Ley de Escocia para finales de enero.

La propuesta de Brown, según los medios británicos, se formuló con conocimiento de laboristas, conservadores y liberaldemócratas, y ya anoche desde Downing Street se respaldó la iniciativa. Con su declaración de este martes, los tres grandes partidos unionistas han hecho patente su respaldo.