Los nacionalistas arrasan en Escocia

Nicola Sturgeon, líder nacionalista escocesa./
Nicola Sturgeon, líder nacionalista escocesa.

El partido que lidera Nicola Sturgeon logra 56 de los 59 escaños en disputa en esta nación del Reino Unido

COLPISA / AFPlondres

Las nacionalistas escoceses del Scottish National Party (SNP) ganaron 56 de los 59 escaños de Escocia en las elecciones generales británicas, multiplicando por nueve su resultado de 2010, según el recuento definitivo de votos. "Felicitaciones a nuestros 56 diputados y gracias a todos los que habéis confiado en el SNP", dijo el partido en un tuit tras el recuento en la última circunscripción.

más información

"Es un giro histórico", dijo Nicola Sturgeon, líder del SNP y jefa del gobierno regional escocés en un discurso tras el anuncio de los resultados. "Doy las gracias a todos los que votaron por el SNP ayer. Habéis hecho oír vuestra voz y vamos a hacer oír la voz de Escocia en Westminster", escribió en Twitter.

La victoria del SNP contrasta con la derrota en septiembre de los nacionalistas en el referéndum de independencia de Escocia, donde ganó el "no" por el 55% de los votos.

"Hemos llevado a cabo una campaña muy positiva y esta noche estamos muy contentos", dijo James Dornan, un diputado del Parlamento escocés. "Es un resultado fantástico". Si bien el resultado del SNP podría relanzar las demandas de un nuevo referéndum de independencia, Dornan señaló que la cuestión no se plantea por el momento. "Estos votos no eran para un referéndum, sino para dar más voz a Escocia en el parlamento de Westminster", aseguró.

Y tendrán voz, porque el SNP será el tercer partido del parlamento por delante del tradicional Partido Liberal Demócrata o el Partido por la Independencia del Reino Unido, que jugó la carta del nacionalismo inglés.

La victoria nacionalista en Escocia, combinada con la de los conservadores a nivel nacional, podría acabar propiciando ese segundo referéndum de independencia.

La derrota en el primero no fue finalmente del todo mala para el SNP. Tras la consulta, cuadriplicó sus militantes y hundió a unos laboristas que llevaron el peso de la campaña para mantener a Escocia en el Reino Unido, con figuras como el ex primer ministro Gordon Brown, escocés.

Patrick Dunleavy, profesor de la London School of Economics, cree que el referéndum sobre la pertenencia a la UE que Cameron ha prometido antes de 2017 podría propiciar la consulta a los escoceses.

"Si Inglaterra vota a favor de salir de la UE y Escocia en contra, podemos empezar a pensar inmediatamente en un nuevo referéndum de independencia, que, teniendo en cuenta la historia reciente, el SNP tendría una buena oportunidad de ganar".