Bruselas no contempla la supresión del 'Brexit'

Manifestación en Londres por un segundo referéndum sobre el 'Brexit'./Efe
Manifestación en Londres por un segundo referéndum sobre el 'Brexit'. / Efe

Pese al empuje de los 'remainers', la Comisión Europea trabaja solo en el escenario de la retirada de Reino Unido el 29 de marzo

SALVADOR ARROYOBruselas

Separación cordial o divorcio conflictivo. Esos son los dos posibles escenarios del 'Brexit'. Al menos hasta ahora. Porque el músculo exhibido por el movimiento 'remainer' (como se conoce a los británicos que apoyan la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea) en la histórica manifestación que el pasado día 20 congregó a 700.000 personas en Londres, ha reforzado la tercera vía: un nuevo referéndum (el 'people's vote', como lo definen sus impulsores) y un 'Brexit' tumbado. «No estamos trabajando sobre esa hipótesis», aseguró ayer la portavoz del ejecutivo comunitario Mina Andreeva. Aunque en las últimos dos semanas sí se ha invitado a Michele Barnier a hacerlo.

El negociador principal del 'Brexit' por la UE ha recibido en su despacho de Berlaymont, sede de la Comisión Europea, a varias delegaciones de parlamentarios británicos, además de al alcalde de Londres, Sadiq Khan, uno de los políticos más entregados al proyecto común europeo. Pero fue Vince Cable, líder de los demócratas liberales, el que expuso de un modo claro que había instado al francés a preparar planes de contingencia ante un posible segundo referéndum. «Le comunicamos la creciente opinión en el parlamento y en el país de que necesitamos una nueva votación y que la parte europea debería estar preparada para ello», recogió el medio británico ITV.

«Nosotros estamos en la hipótesis de que el Brexit tendrá lugar a finales de marzo de 2019, por ello trabajamos en una retirada pactada, y también en un escenario de falta de acuerdo», incidió Andreeva. Porque pese a las manifestaciones públicas de los 'remainers', puntualizó, «no sería responsable» valorar lo que hoy por hoy entiende son «especulaciones». Es más Barnier está «disponible» los siete días de la semana («no existen festivos», apostilló) para «poner fin a las negociaciones a nivel político cuando llegue el momento». En el plano técnico, se subraya desde el ejecutivo comunitario, estos contactos no se han visto interrumpidos.

La cumbre de líderes de la UE celebrada los pasados días 17 y 18, lejos de servir para sellar el pacto de divorcio (como se pretendía) y para solventar el problema de la frontera de Irlanda, abrió un nuevo compás de espera y colocó a Theresa May en una situación aún más inestable ante sus críticos al comprometerse a estudiar la posibilidad de dilatar aún más el periodo de retirada transitorio que se abriría a partir de la emblemática fecha del 29 de marzo. La 'premier' británica se encuentra estos días inmersa en la defensa de los presupuestos en el parlamento; de su aprobación depende la pervivencia de su Ejecutivo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos