El Constitucional alemán rechaza un recurso de la ultraderecha contra los refugiados

Varios refugiados sirios llegan al centro de primera acogida de la localidad de Friedland. /Efe
Varios refugiados sirios llegan al centro de primera acogida de la localidad de Friedland. / Efe

Los jueces estiman que la política migratoria de Merkel nunca atentó contra los derechos de los parlamentarios al no someterse al poder legislativo

JUAN CARLOS BARRENACorresponsal en Berlín (Alemania)

Los populistas y ultranacionalistas de la Alternativa para Alemania (AfD) han fracasado en su intento de llevar ante los tribunales la política de refugiados de la canciller federal, Angela Merkel, y su decisión a finales del verano de 2015 de abrir las fronteras del país a decenas de miles de peticionarios de asilo que llegaron a Centroeuropa a través de la llamada vía de los Balcanes.

Los jueces del Segundo Senado del Tribunal Constitucional germano rechazaron por unanimidad este martes por «improcedentes» y sin posibilidad de recurso las tres denuncias presentadas por el grupo parlamentario de AfD en el Bundestag contra el Gobierno por no consultar al legislativo a la hora abrir de par en par la frontera germano-austriaca a los refugiados sin controlar su entrada. Los magistrados subrayaron que los demandantes no demostraron suficientemente que las decisiones tomadas por el Ejecutivo federal hubiesen violado o amenazado los derechos de los diputados.

Alternativa para Alemania pretendía que el máximo tribunal alemán certificara el «régimen de injusticia» del Gabinete de Merkel, según dijo su asesor jurídico Stephan Brandner durante la presentación de la triple demanda el pasado mayo en Berlín. «Esta denuncia puede cambiar el mundo. Y cambiará el mundo si tiene éxito», dijo entonces Brandner.

El grupo parlamentario de AfD exigía que el Constitucional estableciera que el Gobierno federal había atentado contra los derechos de los diputados, avalara que la inmigración de personas procedentes de determinados Estados sólo podía permitirse en base a una ley de migración y determinara que los peticionarios de asilo deben ser rechazados en la misma frontera si no cumplen unos requisitos. Demandas todas ellas que los togados consideran improcedentes, al igual que la pretensión de la formación populista de que las decisiones de Berlín sean sometidas al control del Constitucional.

Los costes del proceso

«Contra esa decisión no se puede actuar ya por la vía judicial», reconoció el propio Brandner tras tener conocimiento de la sentencia desfavorable para AfD, que además deberá cargar con los costes del proceso. El representante del polémico partido afirmó, sin embargo, que Alternativa para Alemania continuará actuado «con todos los medios políticos a su alcance» contra lo que considera decisiones erróneas del Gobierno.

Las críticas a Merkel por abrir las fronteras germanas a los refugiados en verano y otoño de 2015 y permitir la llegada de más de un millón de peticionarios de asilo han sido una constante obsesiva de AfD, que ha centrado todas sus campañas electorales en esa cuestión con un cierto éxito. Los populistas han logrado desde entonces entrar en los parlamentos de los dieciséis Estados federados germanos y convertirse incluso en el principal partido de oposición en el Bundestag, donde siguen con sus críticas a la política migratoria de la gran coalición de gobierno que forman conservadores y socialdemócratas.