El motín 'brexiter' pincha y May reconstruye su Gabinete

Stephen Barclay, nuevo ministro para el 'brexit'/AFP
Stephen Barclay, nuevo ministro para el 'brexit' / AFP

Las cartas para desbancarla como líder no acaban de llegar y la líder nombra ministros leales

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

No hay diputado más capaz para contar las 48 cartas que obligan al Comité 1922 del grupo parlamentario conservador a convocar una elección al liderazgo del partido que Steve Baker, que era responsable de plataformas de software de Lehman Brothers cuando el banco se derritió, en el desencadenante del pánico financiero de 2018. Pero sus cálculos fueron este jueves erróneos.

Su lista contenía 48 nombres, 'y probablemente una docena más'. Pasaron las horas y el presidente del comité, sir Graham Brady, no abría la boca. Baker ha dicho a primera hora de la tarde que el umbral se alcanzará la semana que viene. Solo 21 diputados han confirmado públicamente el envío de su carta. Los demás quizás dicen sí o no a quienes les preguntan en función de la dirección del viento.

Baker es un 'brexiter' pura sangre. Exoficial de la Real Fuerza Aérea, informático, es hombre de ideas, un conservador libertario que quiere un estado más pequeño, que no oficialice matrimonios, por ejemplo, sino que se limite a legislar sobre derechos de los cónyuges. Tiene a la Unión Europea (UE) como enemiga del libre comercio. Tras una visita a Guinea Ecuatorial, dijo que los abusos de derechos humanos son allí triviales.

Diputado por Wycombe, donde ganó el voto por la permanencia en la UE, considera que el borrador del acuerdo de retirada es 'intolerable'. Como su circunscripción está cerca de Londres, ha quedado de guardia en Westminster mientras sus correligionarios del European Research Group(ERG) se iban a sus distritos electorales tras el frenesí del jueves.

La conspiración para derribar a May continuará, pero ni Baker ni Jacob Rees-Mogg, presidente del ERG 'brexiter', pueden confiar en si victoria. Si logran las 48 cartas, la elección se celebrará días después. May se presentará. Las casas de apuestas creen más probable que Jeremy Corbyn sea el próximo primer ministro (5-1) que los candidatos sugeridos por Rees-Mogg: Boris Johnson(15-2), David Davis (10-1), Diminic Raab(10-1), Penny Mordaunt (33-1) o Esther McVey(100-1).

Amigos de Gove

May podría caer tras una derrota del acuerdo de retirada en la Cámara de los Comunes, en diciembre, pero ha contenido el motín. Su empeño ahora es negociar modificaciones de la breve declaración anexa sobre la futura relación con la UE, de tal modo que se refuerce la idea de que no será necesario prolongar la permanencia de Reino Unido en la unión aduanera.

El epílogo de la jornada febril del jueves fue el anuncio por un amigo de Michael Gove, célebre conspirador de la campaña por la marcha de la UE y contra su aliado y amigo Johnson, de que May le había ofrecido el Ministerio del 'brexit', y que el ministro de Medioambiente, Agricultura y Pesca lo hubiera aceptado si la líder le dejase renegociar el acuerdo.

Como no recibió ese permiso, Gove, que siempre tiene a mano un amigo para informar a la prensa de sus dilemas íntimos, hizo saber que «luchaba con su conciencia» ponderando la dimisión. Ha compareció en persona, en la puerta de su ministerio, para confirmar que seguirá ejerciendo de ministro. Habría coordinado con otros dimisionables- Mordaunt, Leadsom, Grayling,...- su continuidad en el Gobierno.

Gente leal

Era el momento de anunciar nuevos ministros. May ha correspondido a la lealtad de Amber Rudd, que dimitió como ministra de Interior tras pagar los platos rotos del 'ambiente hostil' a los inmigrantes creado por su predecesora, May, cuando se desveló la deportación de residentes caribeños legales. Rudd, cosmopolita y pro-UE, se hará cargo de la cartera de Empleo y Pensiones abandonada por McVey.

Luego ha llegado el momento Google. La jefa de Gobierno ha nombrado a Stephen Barclay su tercer ministro para la Marcha de la UE. Pesquisas cibernéticas lo han identificado como un diputado leal, que ha ocupado cargos ministeriales menores. Votó por el 'brexit', pero en su caso puede justificarse porque su circunscripción, una comarca agrícola en el nordeste de Cambridge, votó masivamente en favor de la marcha, por la invasión de peones del este de Europa.

Theresa May tiene un Gobierno sin sillas vacías, más personas leales a su liderazgo, un ministro del 'brexit' sin ambiciones de disputarle la responsabilidad del último tramo de la negociación y un horizonte despejado para los próximos días, el tiempo político al que está habituada. Fue a una cadena de radio para vender su plan a los oyentes. El lunes irá a la conferencia de la Confederación de la Industria Británica en busca de más aplausos.

Más información

 

Fotos

Vídeos