La UE rechaza el presupuesto de Italia en una decisión sin precedentes

El primer ministro italiano, Giussepe Conte. /Reuters
El primer ministro italiano, Giussepe Conte. / Reuters

Bruselas no pasa por alto la pretensión de aumentar el déficit hasta el 2,4% del PIB y da tres semanas de plazo a Roma para presentar un plan completamente revisado

SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

Italia se convierte en el primer país al que la Unión Europea rechaza un proyecto presupuestario. En una decisión sin precedentes, la Comisión ha confirmado este martes que ha requerido a Roma la presentación de un plan completamente revisado porque las aclaraciones que el lunes recibió del Gobierno de Giussepe Conte no convencen. La pretensión de aumentar el déficit hasta el 2,4% del PIB el próximo año es una proyección que Bruselas no está dispuesta a pasar por alto. «Italia va conscientemente en contra de las recomendaciones de la comisión y se erosiana la confianza», ha asegurado Valdis Dombrovskis.

El vicepresidente del ejecutivo comunitario ha recordado que el pasado año la deuda de Italia era el 131% del PIB, «la más alta de la UE y una de las más altas del mundo», lo que se traduce en una carga para cadaciudadano de alrededor de 37.000 euros. «Esta situación hace que su economía sea más vulnerable a crisis futuras. Afecta a la confianza y tiene un efecto contrario sobre el crecimiento».

La decisión se toma «en beneficio de Italia y toda la zona euro», ha subrayado el comisario Pierre Moscovici. «Se trata de que las familias puedan comprar una vivienda con un préstamo que puedan permitirse. No podemos dejar a las generaciones futuras una carga tan pesada», quien incidió en que el pasado mayo no se abrió a Italia un procedimiento de déficit .

Entonces no se abrió a Italia un procedimiento de excesivo porque quería cumplir con el Plan de Estabilidad «pero sus planes presentan un viraje «radical». La decisión adoptada por la Comisión Europea «no causa sorpresa», incidió Moscovic porque «su proyecto presupuestario representa un desvío significativo en relación a sus compromisos; su respuesta no responde a las preguntas sobre déficit estructural, deuda y perspectivas de crecimiento y, además, estamos ante una desviación clara, neta y consciente, incluso reivindicada».

El Gobierno italiano, soportado por las fuerzas populistas Liga Norte y Movimiento 5 Estrellas, tiene tres semanas para presentar el plan presupuestario revisado. Cuando se reciba se preparará un nuevo dictamen con todos los cambios. Se insiste en que «es una fase de procedimiento porque el diálogo continua». La fecha tope expiraría el 13 de noviembre, aunque Moscovici emplaza a Roma a «no agotar el plazo».

La Liga Norte 'pisotea' la decisión

Esta decisión no ha sentado bien en el grupo parlamentario de la Liga Norte, hasta el punto de que uno de sus miembros, el eurodiputado Angelo Giocca, se descalzó y pisoteó los folios en los que el comisario Pierre Moscovici llevaba escrita su decisión. «Lo hice con una suela fabricada en Italia. Un país que merece respeto y estos euroimbéciles tienen que entender ¡Ya no bajamos la cabeza! ¿Lo hice bien?», escribió el propio Giocca en la red social Twitter.

Salvini y Di Maio mantienen su envite contra el Ejecutivo comunitario

El choque de trenes que se avecinaba entre Roma y Bruselas por fin se ha producido después de que la Comisión Europea rechazara ayer los Presupuestos italianos del año que viene porque prevén aumentar el déficit hasta el 2,4%. El Gobierno de coalición formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga tiene ahora tres semanas para preparar unas nuevas cuentas, aunque ni Luigi Di Maio ni Matteo Salvini parecen dispuestos a dar marcha atrás. El líder de la formación 'anticasta' aseguró que la cierta calma que se vivió ayer en los mercados, que ya habían descontado el 'no' de Bruselas, muestra que los inversores «aprecian más a Italia que los miembros de la Comisión Europea».

Mientras Di Maio mostraba una postura más conciliadora y aseguraba que está dispuesto a sentarse con los comisarios para explicarles que su Ejecutivo sólo provocará un 0,4% adicional de déficit, pues «partíamos del 2% creado por los Gobiernos precedentes», Salvini fue más duro. El secretario federal de la Liga comentó que la UE está atacando «no sólo a un Gobierno, sino a un pueblo» y dejó claro que el choque favorece sus propios intereses políticos. «Son cosas que hacen enfadar todavía más a los italianos. Luego habrá alguno que se lamente de que la UE esté al mínimo de popularidad». Sus palabras no iban sólo dirigidas a sus compatriotas, ya que Salvini cada vez cuenta con más apoyos en diversos países para convertirse en el líder de la coalición de partidos de ultraderecha y euroescépticos que se está preparando de cara a las elecciones europeas del próximo mayo.

El exabrupto de Ciocca

La imagen más explícita y grotesca del choque entre la UE y el Gobierno de Roma se produjo en Estrasburgo después de que los comisarios Pierre Moscovici y Valdis Dombrovskis detallaran ante los medios el rechazo a los Presupuestos italianos. Cuando todavía no habían bajado del estrado, se les acercó el eurodiputado de la Liga Angelo Ciocca, un conocido exaltado, le quitó de las manos a Moscovici el documento que acababa de explicar y golpeó los papeles con su zapato.

El propio Ciocca se encargó de publicar más tarde en las redes sociales el vídeo de su 'hazaña'. Tranquilizó a sus seguidores explicando que su calzado era «made in Italy» y justificó su acto porque los «'euroimbéciles' deben entender que Italia merece respeto». «¡No bajemos más la cabeza!», pidió en un mensaje lleno de signos de admiración y mayúsculas, digno de cualquier 'troll' de internet.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos