Salvini anima a los italianos a disparar a los ladrones

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini./EFE
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. / EFE

La Liga pretende aprobar una ley sobre legítima defensa que permita abatir a quien entra sin permiso en una propiedad privada

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

Tras los inmigrantes, los gitanos y el desprecio de las vacunas, la Liga abre un nuevo frente con su propuesta de aprobar una ley sobre la legítima defensa que permita disparar a quien entra sin permiso en una propiedad privada. El partido de Matteo Salvini intenta sacar adelante en el Parlamento una normativa que acabe con el concepto de proporcionalidad entre ofensa y defensa que rige hoy en la legislación italiana. La Liga ya presentó una iniciativa parlamentaria en este sentido en la legislatura pasada cuando estaba en la oposición, pero ahora que está en el Gobierno y cuenta con más escaños son mayores sus posibilidades de tener éxito. Salvini relanzó esta promesa este miércoles al comentar los datos de un estudio sociológico que señala que cuatro de cada diez italianos están a favor de facilitar el acceso a las armas de fuego. El sentimiento de inseguridad crece pese a que los delitos caen un 10% en un año.

«Una nueva ley que permita la legítima defensa de las personas buenas en sus propias casas es una de nuestras prioridades», comentó en las redes sociales el 'número dos' del Ejecutivo italiano, que debe de estar encantado al ver el éxito de su propaganda política basada en el miedo. «Le toca al Estado garantizar la seguridad. Pero es evidente que si el Estado no ejercita esta función primaria, los ciudadanos tienen el sagrado derecho de retomar esa función con algunos límites bien definidos. En algunos lugares como la vivienda o el lugar de trabajo pueden autotutelarse y autodefenderse», explicó el 'leguista' Nicola Molteni, 'padre' de la propuesta y subsecretario del Ministerio del Interior. Ante las acusaciones de que esa ley podría convertir a Italia en una suerte de «lejano oeste» en el que cada uno se toma la justicia por su mano, Molteni respondió diciendo que «ya estamos en el 'far west'». «La ley no quiere incrementar el uso de las armas, sino ratificar que el domicilio es sagrado», aseguró.

La Liga justificó su postura sacudiendo el fantasma del miedo a la inseguridad pese a que las estadísticas indican justo lo contrario. En el estudio de Censis y Federsicurezza presentado este miércoles se certifica que el número de delitos denunciados en 2017 fue un 10% inferior al del año anterior. Pese a esta tendencia, las proclamas de la Liga y de otras formaciones derechistas han calado entre los ciudadanos, como prueba que un 39% de los italianos considere que hay que facilitar el acceso a las armas de fuego para uso personal. En 2015 eran sólo el 26%. Los más favorables son las personas menos instruidas y los mayores de 65 años. En Italia hay ya 4,5 millones de familias que tienen un arma de fuego en casa. Las licencias han crecido un 13,8% en un año.

Al Movimiento 5 Estrellas (M5E), socio de la Liga en la coalición de Gobierno, la nueva idea de Salvini le pilla otra vez con el pie cambiado. Durante la campaña electoral, su líder, Luigi Di Maio, se mostró contrario a la ley de legítima defensa y a facilitar a los ciudadanos el acceso a las armas de fuego. De hecho, en el programa del Ejecutivo acordado entre ambas formaciones políticas no hay ni rastro de estas propuestas.

El 'Lifeline' por fin desembarca a los inmigrantes

El barco de la ONG alemana 'Lifeline' culminó la primera etapa de su odisea al atracar por fin este miércoles en Malta, donde desembarcaron los 234 inmigrantes que había salvado en el Mediterráneo Central el pasado jueves. Llevaba desde entonces esperando en vano a que algún país europeo le abriera sus puertos. Al final el Gobierno de La Valeta accedió con la condición de no hacerse cargo en solitario de los indocumentados, que serán también repartidos por Italia, Francia, Portugal, Luxemburgo, Bélgica, Holanda e Irlanda. Este acuerdo 'ad hoc' supone una ruptura del Reglamento de Dublín, que establece que la nación europea que pisa en primer lugar un inmigrante es la encargada de gestionar su solicitud de protección. La posible reforma de esta normativa que perjudica a países como Italia, España o Grecia será uno de los principales puntos de discusión del Consejo Europeo que se celebra este jueves y viernes.

El 'Lifeline' ha evitado una tragedia humanitaria pero no se libra de los problemas. En Malta el barco fue inmovilizado y a su capitán le tocará explicar por qué no siguió las órdenes de la Guardia Costera italiana, que le pidió que no salvara a los inmigrantes porque se iban a ocupar de ellos los guardacostas libios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos