Hyundai Tucson, subiendo el listón

Hyundai Tucson, subiendo el listón

El nuevo Hyundai Tucson, aparece como el rival a batir en el segmento de los SUV compactos

MANU CORTÉS

Con su nuevo diseño deportivo, altos niveles de confort y un amplio uso de tecnologías innovadoras, el nuevo Tucson combina un elegante estilo urbano con la robustez característica de un todoterreno. El frontal del nuevo Tucson está dominado por una gran rejilla hexagonal, los faros led y el paragolpes delantero en forma de ala, que incorpora las luces de posición diurnas led.

La forma de los pasos de rueda contribuye al aspecto ágil y dinámico del vehículo, incluso cuando está parado. En la zaga, las marcadas líneas horizontales y la disposición de faros y reflectores subrayan las nuevas proporciones (que crece respecto al Hyundai ix35, al que sustituye, yéndose hasta los 4,47 metros de largo) y el doble tubo de escape añade un toque innegablemente deportivo.

El nuevo Tucson está construido sobre un chasis totalmente nuevo, que proporciona a este todoterreno compacto unas dimensiones interiores generosas, especialmente en las plazas traseras. Con los cinco asientos ocupados, ofrece una amplia superficie de 1.030 mm de ancho, 889 mm de profundidad y 806 mm de altura, lo que se traduce en 513 litros de capacidad de carga en el maletero. Esta capacidad se amplía hasta 1.503 litros con los asientos traseros abatidos. El Tucson incorpora también un nuevo portón de accionamiento eléctrico con el mayor ángulo de apertura de su categoría. El portón se abre al aproximar el mando para facilitar la carga.

Los nuevos materiales de notable calidad y tacto suave que recubren las superficies del habitáculo crean un entorno refinado. Al mismo tiempo que la nueva disposición horizontal de la consola central potencia la sensación de espacio. El conductor puede optar ahora por los asientos y el volante calefactados para mejorar el confort interior y, por primera vez en el segmento, está disponible el asiento refrigerado con ventilación. Los nuevos asientos delanteros, con banquetas de mayor tamaño, están disponibles con reglaje eléctrico de ocho posiciones y soporte lumbar eléctrico de dos posiciones en el asiento del conductor.

La consola central está equipada con una amplia pantalla de 8 pulgadas de diámetro, con un nuevo sistema de navegación de nueva generación, cuya velocidad triplica la de la versión anterior. El nuevo sistema dispone de más opciones de rutas y mapas rápidamente actualizables almacenados en una tarjeta SD. Incluye una suscripción gratuita de siete años a los servicios en tiempo real de TomTom, incluidos tráfico, tiempo y lugares; además, el sistema de navegación avisa al conductor cuando se acerca a una cámara de control por radar de velocidad fija, de velocidad móvil o semáforo.

El Hyundai Tucson ofrece una amplia gama de dispositivos de asistencia al conductor, para mejorar la seguridad activa del coche. El nuevo sistema autónomo de frenado de emergencia advierte al conductor de situaciones imprevistas y, si es necesario, frena automáticamente el coche. Gracias a sensores de radar y cámara, el sistema actúa en tres fases: advierte inicialmente al conductor visual y acústicamente al tiempo que incrementa progresivamente la presión de frenado. Si prevé una posible colisión, el sistema frena automáticamente a fondo para evitar o mitigar el impacto. El sistema de detección puede evitar colisiones con un peatón a velocidades de hasta 70 km/h, rango de activación que se amplía hasta los 180 km/h en el caso de vehículos.

1.7 CRDI / 2.0 CRDI

ficha técnica hyundai tucson

Combustible: Gasóleo

Tracción: Delantera

Cambio: Manual 6 vel.

Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.685 cm3 / 1.995 cm3

Potencia: 115 caballos / 136 caballos

0 a 100 km/h.: 13,7 seg. / 10,6 seg.

Velocidad: 176 km/h. / 186 km/h.

Consumo: 4,6 litros / 4,9 litros

Largo: 4,47 m.

Ancho: 1,85 m.

Alto: 1,66 m.

Capacidad maletero: 513 litros

Precio (euros): 25.540 / 28.940

Otro eficiente elemento de seguridad es el sistema de mantenimiento de carril (LKAS) contribuye a la seguridad activa evitando que el conductor se salga de su carril debido a una distracción. Si el vehículo se desvía de su trayectoria, el LKAS advierte acústica y visualmente al conductor antes de corregir directamente la dirección del volante.

Recurriendo una vez más a la tecnología de radar, el detector de puntos muertos (BSD) con el asistente de cambio de carril supervisa los ángulos de visión traseros y, si detecta la presencia de otro vehículo, muestra una advertencia visual en los retrovisores exteriores. Si el conductor activa entonces los intermitentes, el sistema emite una señal acústica.

El sistema de gestión de la estabilidad del vehículo (VSM) del Tucson combina el control electrónico de estabilidad (ESC) y la dirección eléctrica asistida activada por el motor (MDPS) ayudando al conductor a mantener el vehículo bajo control en caso de que se vea obligado a realizar una maniobra de emergencia. Al acelerar o frenar sobre superficies con diferentes agarres (deslizante en un lado y seco en el otro), el VSM aplica la dirección asistida selectivamente contrarrestando la tendencia del vehículo a desplazarse hacia un lado y ayuda intuitivamente al conductor a mantener el vehículo bajo control.

La función de reconocimiento de señales (SLIF) emplea los datos procedentes de la cámara frontal y del sistema de navegación para identificar señales estándar, suplementarias, electrónicas y rectangulares en la carretera. Esta información aparece tanto en la pantalla del sistema de navegación con en la pantalla TFT del tablero de instrumentos.

Utilizando los sensores BSD, la alerta de tráfico trasero (RCTA) reduce el riesgo de colisión con los vehículos que se aproximan al maniobrar marcha atrás en zonas estrechas y de escasa visibilidad. El RCTA emplea los sensores traseros para realizar un escaneado de 180º y advertir visual y acústicamente al conductor de la presencia de vehículos próximos.

Dispositivos electrónicos de confort

Entre los dispositivos electrónicos de confort, destacan la apertura y el arranque del motor sin llave, el freno de mano electrónico o la asistencia al aparcamiento (SPAS) en línea o en batería. Mediante la tecnología de radar, el sistema calcula el espacio de estacionamiento libre y ejecuta la maniobra de aparcamiento hacia atrás sin más intervención por parte del conductor que pisar el freno y el acelerador (modelos equipados con caja de cambios automática o de doble embrague). Con la función modo salida, el conductor disfruta de tecnología manos libres al salir del aparcamiento.

El nuevo Tucson está disponible con una de las más amplias gamas de motores de su clase. Esto incluye dos motores de gasolina: 132 CV (GDI de 1.6 litros) o 176 CV (T -GDI de 1.6 litros) y tres turbodiésel: 115 CV (1.7 litros de cilindrada), 136 CV (2.0 litros, en versión potencia estándar) o 184 CV (2.0 litros, en su variante de potencia elevada). El motor turbodiésel de 115 CV desarrolla 280 Nm de par máximo entre 1.250 y 2.000 rpm.

Está disponible con caja de cambios manual de seis velocidades y tracción a las dos ruedas delanteras exclusivamente e incorpora tecnología stop-start (parada y arranque del motor) de ahorro de combustible. El motor turbodiésel de 2.0 litros está disponible en dos versiones: el motor de 136 CV (potencia estándar), que desarrolla 373 Nm de par máximo entre 1.500 y 2500 rpm, y el motor de 184 CV (potencia elevada), que rinde nada menos que 400 Nm de par máximo entre 1.750 y 2.750 rpm.

Esta es la primera vez que la gama de todoterrenos de Hyundai incorpora transmisión de doble embrague (7DCT) de siete velocidades, ideal para la conducción urbana, y cambio de marchas manual secuencial para el conductor que desea mayor dinamismo en la conducción. Con un cambio de marchas extremadamente suave gracias al funcionamiento alternativo de dos embragues, el nuevo sistema 7DCT ofrece múltiples ventajas respecto a la transmisión automática convencional, entre otras, un menor consumo de combustible, reducción de las emisiones de CO2 y mejores prestaciones sin menoscabo de la precisión y rapidez en el cambio de marchas. Comparada con una caja de cambios automática convencional, la reducción de consumo de la nueva caja 7DCT se sitúa por encima del 20 %.

Tanto las versiones con el motor gasolina T -DGI de 1.6 litros como el motor turbodiésel de 2.0 litros de cilindrada, pueden disponer de sistema de tracción a las cuatro ruedas (4WD) que ofrece mayor agarre sobre superficies irregulares, no compactas o deslizantes y mejora, además, el comportamiento en curva. Durante la conducción normal en carretera, las ruedas delanteras reciben el 100 % del par motor, si bien se puede transmitir hasta el 50 % de éste al eje trasero tan pronto como las condiciones del terreno lo requieren. Un modo bloqueo seleccionable manualmente reparte el par al 50 % entre ambos ejes para mejorar la estabilidad a velocidades de hasta 40 km/h. sobre firmes extremadamente deslizantes.

La suspensión delantera del nuevo Tucson incorpora sistema de amortiguación independiente tipo McPherson y cuatro silentblocks en el subchasis, que incrementan la comodidad y reducen los ruidos y vibraciones. También se ha mejorado la suspensión trasera multibrazo, en tanto que se ha aumentado la longitud de los brazos superior e inferior de la suspensión para mejorar su rendimiento general.

La nueva dirección asistida eléctrica ofrece una respuesta más rápida y directa a las órdenes del conductor potenciando la sensación de conexión entre el coche y la carretera. También se ha mejorado el comportamiento del vehículo en las curvas con la introducción del control avanzado de tracción en curva (ATCC), que combina la distribución de par variable con el control electrónico de estabilidad (ESC). El nuevo sistema distribuye mayor par al eje trasero mientras aplica presión de frenado en la rueda interior para contrarrestar los subvirajes, mejorando la precisión de guiado durante toda la curva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos