Jeep Grand Cherokee Trackhawk, brutal

Jeep Grand Cherokee Trackhawk, brutal

Es el SUV más potente fabricado en serie con un motor V8 que desarrolla 707 caballos y acelera de cero a cien en 3,5 segundos

Presentado en el Salón de Nueva York, Jeep ha sorprendido con la versión más poderosa de la gama Grand Cherokee: el Trackhawk. La marca sin duda impresiona con este espectacular SUV que desarrolla 707 caballos, la cifra más alta en cuanto a modelos que se fabrican en serie. Un todoterreno fabricado en Detroit que llegará a los concesionarios en el último cuatrimestre del año.

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk equipa un impresionante motor V8, sobrealimentado de 6,2 litros que desarrolla 707 CV y 875 Nm de par. Lleva asociado un cambio automático de ocho relaciones con un software que analiza variables como los gradientes de par motor, el accionamiento del acelerador por el sistema kick-down, la aceleración longitudinal y lateral, o la detección a una marcha inferior para determinar el mapa de cambio apropiado.

0 a 100 km/h. en 3,5 segundos

Con el dispositivo Launch Control de serie se optimizan las prestaciones al conseguir la mejor aceleración y sin pérdidas de adherencia por exceso de tracción. El coche acelera de cero a cien en 3,5 segundos y la velocidad máxima es de 290 kilómetros por hora. El apartado de frenos -del especialista Brembo- destaca con una distancia de parado de 100 kilómetros por hora a cero de 35 metros. Los discos ventilados delanteros de 400 milímetros son los más grandes montados en un Jeep. Llevan pinzas de seis pistones pintadas en amarillo.

El sistema de tracción es a las cuatro ruedas, de tipo on-demand Jeep Quadra-Trac, ya utilizado en otros modelos de la marca. Incluye un diferencial trasero electrónico de deslizamiento limitado y una caja de transferencia. Además, el conductor puede seleccionar diversos modos de conducción para adecuar, desde un estilo deportivo a otro más relajado o cuando hay que llevar un remolque o por si las condiciones meteorológicas empeoran y llueve o nieva.

Los cinco modos son los denominados Auto, Sport, Track, Snow y Tow. En el modo Sport, los cambios de marcha se reducen en un 50 % en comparación con el modo normal, el control de estabilidad, la suspensión y la dirección se configuran para un estilo de conducción deportivo. Al cambiar a la posición Track la configuración es la más deportiva y pensada para una utilización en circuito. También varía la distribución de par, que es un 30 % al eje delantero y el resto al eje trasero.

A la hora de transportar un remolque (incluso de hasta 3.266 kilos), el mando a Tow es la opción recomendada. Proporciona mayor suavidad en la entrega de potencia y adapta la suspensión para contrarrestar el efecto de cabeceo y balanceo. Si el suelo está muy resbaladizo por la nieve, en Snow se emplea una distribución equivalente al 50 % para los dos ejes. El Trackhawk también cuenta con un modo Custom que permite al conductor personalizar las prestaciones del vehículo de forma individual.

Aspecto agresivo

Este todoterreno se reconoce por su aspecto más agresivo y la altura al suelo es un poco más baja respecto a sus hermanos de gama excepto el SRT. Los pasos de rueda y los estribos de las puertas van pintados en el color de la carrocería y en el capó hay entradas de aire para una mejor ventilación del motor. La parrilla delantera característica de siete ranuras está flanqueada por faros bixenón adaptativos con un exclusivo fondo negro brillante. No lleva faros antiniebla y en su lugar hay entradas para optimizar el flujo de aire hacia el potente V8.

En la parte trasera, destacan los cuatro escapes que proporciona un sonido inconfundible al acelerar a fondo. El emblema Supercharged en ambas puertas delanteras y el logo Trackhawk en el portón trasero identifican además al nuevo Jeep. Las nuevas llantas de titanio son de 20 pulgadas que alojan los nuevos neumáticos Pirelli 295/45 ZR 20 con un mayor índice de velocidad.

El interior cuenta con materiales suaves de primera calidad, con acabados cromados y detalles en fibra de carbono. Los asientos son de ante y piel Nappa con el logo Trackhawk bordado. Los asientos son calefactables tanto los delanteros como los traseros y ventilados (solo delanteros). Se ofrece en opción los cinturones Rojo Rubí Oscuro y el techo solar panorámico de dos paneles. El volante de tres radios, con la parte baja plana, es de un considerable grosor e incorpora numerosos mandos con las levas de cambio ergonómicamente situadas.

La consola central incluye la nueva pantalla táctil del Uconnect de 8,4 pulgadas que muestra información de todo tipo, incluso un indicador que refleja la potencia instantánea, el par y la marcha engranada. Se puede elegir entre dos sistemas de sonido, que incluyen un sistema de audio de altas prestaciones Harman Kardon de 825 vatios con 19 altavoces y dos subwoofers.

No faltan sistemas de asistencia como el control de crucero adaptativo con función de parada, control de frenada, detección de objetos en el ángulo muerto con control de cruce en la parte trasera, aviso de colisión frontal a cualquier velocidad con mitigación de impacto, sistema de ayuda al aparcar delantero y trasero, aviso de salida del carril y alerta frenado de emergencia.

El nuevo Jeep Grand Cherokee Trackhawk equipa Apple CarPlay y Android Auto para integrar un iPhone con los controles y la pantalla incorporados en el vehículo, además de contar con el control de voz Siri. Para el sistema Android se comparte información útil y facilita el acceso a la mejor tecnología de Google. Cuenta con Google Maps, información de tráfico en tiempo real, entre otras muchas funciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos