Alpine A110, vuelve la leyenda

Alpine A110, vuelve la leyenda

Un año después de la presentación del prototipo Vision, se desvela en el Salón de Ginebra el nuevo Alpine A110

Renault recupera el Alpine. El deportivo cupé biplaza con motor central, leyenda del automóvil en Francia, y animador de los rallys en los años 70, se vuelve a producir como modelo de serie. La versión definitiva se está presentando en el Salón de Ginebra aunque las primeras entregas no llegarán hasta finales de año en los principales mercados europeos.

El A110 se va a fabricar en Dieppe, centro histórico y mítico de la marca. Jean Rédélé construyó la fábrica en 1969 y durante cerca de 25 años, varias generaciones salieron de las líneas de montaje de la región normanda. Desde los años 90, la planta se dedica a fabricar modelos de Renault Sport y otros de producción reducida del Grupo Renault como el Clio V6 y más recientemente el Clio RS. Asimismo, el centro de Dieppe ensambla vehículos destinados a la competición, como el Fórmula Renault 2.0.

Un diseño similar

La planta ha recibido nuevas inversiones que incluyen una nueva línea de ensamblado automatizada dedicada a la carrocería y la plataforma de aluminio del A110. El nuevo modelo se mantiene fiel al espíritu del Alpine primitivo, con un diseño de carrocería sorprendentemente similar y con el objetivo principal en el desarrollo del vehículo de ofrecer placer de conducción como buen deportivo.

Con unas dimensiones de 4,178 metros de largo, casi 1,80 m de ancho y 1,252 metros de alto, el motor va situado en posición central trasera y el depósito de gasolina ubicado detrás del eje delantero lo que proporciona un reparto del peso de un 44 % en la parte delantera y un 56 % en la trasera. Un bajo centro de gravedad y un peso en vacío de solo 1.100 kilos son además responsables de que el coche se desenvuelva especialmente bien por las sinuosas carreteras de montaña que le dieron fama al Alpine original.

El motor del A110 es un 1.800 c. c. de cuatro cilindros e inyección directa, con turbo. Los ingenieros de Alpine y los de Renault Sport han desarrollado esta versión específica con una potencia de 252 CV y un par máximo de 320 Nm. Por tanto, y por el bajo peso del vehículo se consigue una escasa relación peso/potencia de 4,4 kg/CV lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,5 segundos y la velocidad máxima se limita a 250 kilómetros por hora.

El cambio automático es de doble embrague Getrag de siete relaciones, con un escalonamiento que garantiza el máximo rendimiento del motor en todo momento. A pesar de ser un deportivo, el A110 permite al conductor seleccionar hasta tres modos (Normal, Sport y Track) que modifican los parámetros del motor y la caja de cambios, el control de estabilidad, la dirección, así como la sonoridad del escape. La visualización de la pantalla TFT 10 pulgadas también se ajusta según la posición de conducción elegida.

A110 Premiere Edition

ficha técnica alpine

Motor: Posición central trasera

Nº de cilindros: Cuatro

Cilindrada: 1.800 cm3

Potencia: 252 CV a 6.000 r.p.m.

Caja cambios: automática DCT de 7 velocidades

Peso en vacío: 1.103 kilos

Relación peso/potencia: 4,4 kg/CV

Neumáticos: 205/40 R 18 (del.) / 235/40 R 18 (tras.)

Velocidad: 250 km/h.

0 a 100 km/h.: 4,5 segundos

Consumo*: 6,2 litros

Largo: 4,178 m.

Ancho: 1,798 m.

Alto: 1,252 m.

Capacidad maletero: 100 litros delante / 96 litros detrás

Precio (Francia): Desde 58.500 euros

* Pendiente de homologación

El diseño de la carrocería incluye un difusor dotado de aletas que genera una zona de baja presión para un mayor asentamiento del coche a la carretera. De esta forma se puede alcanzar una velocidad punta de 250 km/h sin necesidad de alerón. Las entradas de aire del paragolpes delantero crean cortinas de aire que limitan el efecto de vórtice. Estas aperturas mejoran el flujo de aire alrededor de las ruedas delanteras, por lo que se reduce el arrastre. Además, dispone de un fondo plano integral y un difusor funcional, elementos utilizados en el mundo de la competición.

La carrocería del Alpine lleva en la parte delantera cuatro luces de día de led y el capó adopta esa nervadura central característica que recuerda el diseño original del modelo. Detrás, las luces de led compactas con forma de X agrupan los intermitentes dinámicos para una imagen más moderna y la luneta es envolvente como en los primeros Alpine. En el interior, el diseño minimalista se combina con un puesto de conducción ergonómico y materiales de calidad como el cuero, elementos estructurales de aluminio y hasta fibra de carbono.

Otros elementos mecánicos del A110 son la suspensión por un esquema de dobles triángulos delanteros y traseros, y los eficaces y potentes frenos Brembo que llevan pinzas de aluminio. Otto Fuchs ha proporcionado las llantas de 18 pulgadas, muy ligeras y llamativas y el asiento monocasco de solo 13,1 kilos de peso es de la firma Sabelt.

Aunque los precios del nuevo modelo se comunicarán más tarde, una versión especial conocida como A110 Première Édition, limitada a 1.955 unidades en homenaje al año en que Jean Rédélé lanzó Alpine, tenía un coste para Francia de 58.500 euros. Esta variante, que se reservaba por internet se agotó en cinco días en todos los modelos con dirección a la izquierda y quedan unos pocos con volante a la derecha para el Reino Unido.

Para la comercialización del Alpine se van a crear 60 puntos de venta, una red compuesta por concesionarios seleccionados entre los mejores del Grupo Renault. El primer espacio de exposición Alpine abrirá a finales de marzo en Boulogne-Billancourt, París.

 

Fotos

Vídeos