Toyota Yaris, innovación en diseño y seguridad

Toyota Yaris, innovación en diseño y seguridad

La tercera generación del pequeño modelo incorpora un estilo renovado, mejora el rendimiento y hay mayor calidad percibida

Toyota ha invertido más de 90 millones de euros en la tercera generación de su modelo ciudadano Yaris. Se trata de un proyecto global y que por primera vez las mejoras introducidas son directamente aplicadas al Vitz, que es la versión japonesa del turismo fabricado en la planta europea que la marca dispone en Valenciennes (Francia).

El objetivo del programa es impulsar al nuevo modelo. Gracias a un diseño actualizado, un interior renovado con mejores materiales que optimizan la calidad percibida y con un nuevo motor y las últimas tecnologías, el Yaris desarrolla un rendimiento superior. Es el único modelo del segmento B con una versión híbrida, cuyas ventas representan en nuestro mercado un sorprendente 60 % del total de la gama.

Diseño actualizado

El nuevo Yaris cambia con un estilo más actual. Tanto delante como detrás, los parachoques y los grupos ópticos se han renovado. El coche refleja ahora una imagen más dinámica pero los diseñadores han buscado una mayor utilización en las líneas horizontales para expresar más amplitud y un bajo centro de gravedad pero con un diseño refinado.

En la parte delantera es nuevo el paragolpes, que recuerda a la forma de un catamarán, y los faros. Con una parrilla trapezoidal de gran tamaño y las líneas de diseño que parten desde los grupos ópticos, el resultado forma un efecto tridimensional más pronunciado e incluso propio de un vehículo de un segmento superior. En el equipamiento Feel! la calandra es de tipo panal de abeja, con una disposición de barras escalonadas en las demás versiones.

Los nuevos faros delanteros proyectan una nueva firma luminosa. En las versiones que montan luces de led de circulación diurna, las guías llevan detalles cromados mientras que los nuevos faros antiniebla integrados a los lados de la parrilla disponen de una línea vertical curva que bordea el exterior del paragolpes, también con un cromado en los altos de gama.

La vista lateral del nuevo Yaris transmite un mayor dinamismo, con una nueva moldura inferior en las puertas que añade un toque más deportivo. Detrás, son nuevos el portón y los pilotos que se extienden desde las aletas traseras hasta casi las mismas puertas. En la parte posterior se adapta una estructura de catamarán, con un nuevo diseño de paragolpes que proyecta la sensación de un bajo centro de gravedad.

Las modificaciones en el habitáculo mejoran la calidad percibida. El interior es más moderno, con nuevos colores y acabados con cambios en el cuadro de instrumentos y en los diferentes mandos. En el cuadro de instrumentos, las dos esferas analógicas se sitúan a los lados de una nueva pantalla TFT de 4,2 pulgadas. Se puede seleccionar y ajustar las distintas informaciones con los mandos montados en el renovado volante. Ahora hay más opciones de colores y mejores terminaciones.

Además de la variante híbrida, la gama ofrece dos opciones de gasolina de 69 y 111 caballos de potencia. La primera, el Yaris 70, mantiene el propulsor de un litro y para la segunda se incorpora la nueva mecánica de 1.5 litros que destaca por su eficiencia, mayor agrado de conducción y mejor rendimiento; además, reduce el consumo de combustible hasta un 12 % según las cifras oficiales.

Según el equipamiento, la presentación de la tapicería difiere. En el caso del Yaris Active se combina el negro con el gris, con las inserciones del cuadro de mandos en gris oscuro. En el Yaris Feel! cuenta con la misma tapicería, pero las inserciones del cuadro de mandos y las puertas se cambian a negro. En la carrocería bitono, cada color exterior se ajusta con un tratamiento interior a juego, por ejemplo el azul con azul y negro o el burdeos con rojo y negro.

Como equipan los demás modelos de la gama, el sistema Toyota Safety Sense es de serie en todas las versiones del Yaris; un dispositivo que monta diferentes sistemas cuyo objetivo es ayudar a evitar accidentes, o a mitigar las consecuencias en caso de impacto. Es el caso de la seguridad precolisión con frenado de emergencia, control de luces de carretera, avisador de cambio involuntario de carril y reconocimiento de señales de tráfico.

El sistema de seguridad precolisión analiza la situación por delante del vehículo y avisa al conductor en caso de choque inminente. Si el conductor no reacciona, el sistema acciona el frenado de emergencia lo que reduce la gravedad de cualquier posible impacto. En cuanto al control de luces, detecta tanto los faros delanteros de los vehículos que se acercan en sentido contrario como las luces de posición de los que circulan delante, y cambia automáticamente entre luces largas y cortas para no deslumbrar a los demás conductores.

El avisador de cambio involuntario de carril detecta las líneas del carril sobre la carretera y advierte al conductor con alertas sonoras y visuales de que el vehículo se ha salido del carril ya sea por un despiste o somnolencia del conductor. El reconocimiento de señales de tráfico informa al conductor de las que marcan los límites de velocidad y la prohibición de adelantar, y aparecen en la pantalla TFT. Si el conductor supera el límite de velocidad, el sistema activa un aviso luminoso y otro acústico.

Además, para mejorar la seguridad de los ocupantes, ahora los cinturones de los asientos traseros cuentan ahora con limitadores de fuerza y pretensores. Los reposacabezas han sido rediseñados para ofrecer una mayor protección contra lesiones cervicales y los airbags de cortina también se renuevan. La colocación de los sistemas de retención infantil es ahora más fácil, tras los ajustes introducidos en el anclaje Isofix y el etiquetado.

 

Fotos

Vídeos