El genio de Shaqiri clasifica a Suiza

Shaqiri celebra un gol contra Honduras. /
Shaqiri celebra un gol contra Honduras.

El vertiginoso equipo helvético impuso su mayor calidad y experiencia para que el futbolista del Bayern tumbara a una Honduras que falló demasiado

JAVIER BRAGADOMadrid

Necesitaban las selecciones de Suiza y Honduras un triunfo y un buen botín de goles para acceder a octavos de final. No obstante, en el estadio de Manaos la diferente manera de lograr su objetivo se polarizó hasta el punto de que los europeos alcanzaron la goleada con un feliz más fácil del esperado, especialmente gracias al tanto conseguido en el minuto 6 que allanaría el camino para los helvéticos. No obstante, la principal diferencia estuvo en Shaqiri, el héroe del partido para los centroeuropeos. Suyo fue el primer tanto con un zurdazo que se coló por la escuadra como un misil ante el desorientado Valladares. Suyos también fueron el segundo y el tercer gol con excelentes contragolpes que resumieron las virtudes suizas: una defensa bien trabajada por Ottmar Hitzfeld, futbolistas con calidad en todas sus líneas, atacantes veloces para culminar los contragolpes planeados y el genio del Bayern para ejecutar a sus adversarios.

0 Honduras

Valladares; Beckeles, Bernárdez, Figueroa, Juan Carlos García, Claros, Wilson Palacios, Espinoza (Martín Chávez, min. 45), Boniek (Najar, min. 77), Bengtson y Costly (Jerry Palacios, min. 40).

3 Suiza

Benaglio; Lichtsteiner, Djourou, Ricardo Rodríguez, Schär, Behrami, Inler, Shaqiri (Dzemaili, min. 87), Xhaka (Lang, min. 77); Mehmedi y Drmic (Seferovic, min. 74)

Goles
0-1, Shaqiri (min. 6); 0-2, Shaqiri (min. 31); 0-3, Shaqiri (min. 70).
Árbitro
Néstor Pitana (Argentina). Mostró la tarjeta amarilla a Jerry Palacios.
Incidencias
Partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos del grupo E del Mundial de fútbol de Brasil, disputado en el Arena Amazonia (Manaos). 88% de humedad.

No obstante, a pesar de la venta, los suizos insistieron en todo momento con la búsqueda de más goles para garantizarse el pase a octavos de final. Se multiplicaron por las bandas, se desvivieron en sus carreras y Shaqiri se transformó de la promesa de Sudáfrica a la estrella de Brasil para ascender a Suiza de entre las selecciones de tercera categoría. En el bando opuesto, la baja de Emilio Izaguirre y la lesión de Costly en la primera mitad restaron oportunidades a una Honduras articulada en torno ante el demasiado pausado Wilson Palacios, quien durante los primeros minutos fue incapaz de organizar el juego ante la presión constante de los suizos.

Sin embargo, a la salida de los vestuarios los caribeños demostraron que no iban a izar la bandera blanca. El Mago Palacios dio un paso al frente y adelantó las posiciones de sus compañeros. Entonces el partido se convirtió en un intercambio de golpes en ambas áreas. Ricardo Rodríguez evitó bajo palos que Bengtson anotara en la portería de Suiza. Después Valladares volvió a detener un nuevo intento de Drmic y la diestra de Shaqiri volvió a impedirle marcar un nuevo gol. A continuación Djorou derribó a Jerry Palacios en el área sin que el árbitro concediera el penalti. Con tantas idas y venidas el partido podría inclinarse para cualquier lado, pero fue de nuevo un contragolpe de Suiza el que colocó el clavo definitivo al duelo. Por supuesto volvió a ser Xherdan Shaqiri, el helvético de origen albano, quien coronó una rápida jugada de sus compañeros con un nuevo gol. Así, el futbolista del Bayern de Múnich se convirtió en el ejecutor de una Suiza que se ha plantado en octavos de final como la cuarta selección europea clasificada. En cambio, los catrachos se situaron lejos de empatar el partido a pesar de varias oportunidades a su favor y ni siquiera lograron un tanto o varios (merecidos y buscados) a su favor que sumar en su escasa rentabilidad en el torneo.