La FIFA se plantea introducir la 'ley seca' en el Mundial

Los incidentes violentos han llevado al organismo a pensar en la posibilidad de prohibir la venta y consumo de cerveza en «partidos especiales»

Aficionados argentinos alentando a su selección/
Aficionados argentinos alentando a su selección
ADRIÁN PIÑELmadrid

El secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, ha planteado la posibilidad de controlar la venta y consumo de alcohol en los estadios durante los próximos partidos del Mundial. «Siempre tendremos en cuenta la seguridad. Si creemos que es preciso controlar la venta de cerveza, la controlaremos», ha asegurado a la cadena brasileña SporTV. El motivo de esta decisión es intentar disminuir los incidentes violentos entre aficionados que se producen en los estadios y sus alrededores derivados del consumo de alcohol.

Otro miembro de FIFA, en este caso la directora de Relaciones con los Medios, Delia Fischer, se manifestó en el mismo sentido después del partido disputado entre Ecuador y Francia: «Si se ve necesario, tomaremos esas medidas para partidos especiales, pero todavía no se ha dado el caso». Los «partidos especiales» a los que se refiere Fischer bien podrían ser los que dispute la selección argentina. Desde el comienzo del Mundial, las autoridades locales han prohibido la entrada al país de un total de 32 personas vinculadas, presuntamente, a las barras bravas (hinchas más radicales). Son estos los aficionados que han protagonizado algunos de los enfrentamientos más violentos desde que comenzase la Copa del Mundo el pasado 12 de junio. Tras el partido ante Nigeria, un centenar de fanáticos de la albiceleste tomó parte en los disturbios acaecidos en la ciudad de Porto Alegre, que recibió a unos 80.000 seguidores argentinos.

El nuevo interés de la FIFA sorprende por las negociaciones sobre este asunto que mantuvieron con el Gobierno de Brasil durante los años previos a la celebración del campeonato. Sorprende también por el respaldo económico que supone la cerveza como uno de los sponsors principales del torneo, aportando 1.900 millones de dólares, según Euromericas Sport Marketing .

Gracias a una ley aprobada por el Congreso brasileño, desde el año 2003 el alcohol estaba prohibido en los estadios del país. Sin embargo, ante el interés de la FIFA, quien a través de su secretario Jerome Valcke consideró que las bebidas alcohólicas «forman parte de la Copa del Mundo», el Congreso aprobó en marzo de 2012 una normativa, la llamada 'ley Budweiser', que derogó lo acordado nueve años atrás y que permitió de nuevo la venta de cerveza en los estadios.

Dos patrocinadores

Dos patrocinadores

En 2012 el máximo organismo del fútbol mundial confió en que el país organizador mantuviera los requisitos firmados por ambas parte en 2007, momento en el que el entonces presidente brasileño, Lula Da Silva, garantizó el cumplimiento de las exigencias de la FIFA para la organización de un evento de estas características. «Tenemos el derecho de venderla y disculpen que parezca un poco arrogante, pero es algo que no vamos a negociar», aseguró Valcke.

Sin embargo, el interés de la FIFA va más allá de considerar que la cerveza es parte del juego. En este caso, el deseo está fuertemente respaldado por dos de los patrocinadores de la Copa del Mundo: las compañías de cerveza Brahma y Budweiser. Esta última, además, ha puesto en marcha hoteles en las playas de Copacabana y Río de Janeiro. El último precedente, el del Mundial de Sudáfrica, arrojó un beneficio de casi ocho millones de euros en ventas de este producto en los estadios.

Si finalmente la FIFA decide no actuar, por ejemplo, los aficionados franceses o alemanes que se den cita en el estadio de Maracaná el martes podrán adquirir cerveza a un precio de 4,3 euros el litro de Budweiser y a 3,3 euros el de Brahma.

 

Fotos

Vídeos