Grecia y una losa de diez años

Los jugadores, antes de un partido./
Los jugadores, antes de un partido.

La selección helena sigue buscando el modo de reencotrarse tras la sorprendente Europa ganada en 2004 en Portugal

CÉSAR GARCÍA GRANERO

Diez años después de besar el cielo con una defensa a ultranza y de penar la indigestión de aquel inesperado éxito, Grecia parece recobrar el latido y está dispuesta a cumplir con dignidad en Brasil. Un hombre tiene la culpa, Fernando Santos, que cogió la selección hace cuatro años y ha conseguido devolverle, si no la brillantez de antaño, sí al menos el temperamento y la ilusión por realizar un buen papel. Poco queda de aquella Grecia campeona de Europa en 2004, que ganó en la final a Portugal, la anfitriona del torneo. De aquel campeonato dorado se mantienen Karagounis y Katsouranis, aunque su rol en el equipo heleno ha perdido consistencia, en favor de una nueva hornada de futbolistas, entre los que destaca Mitroglou, jugador del Fulham y referente de los griegos.

El de Brasil será el tercer Mundial de Grecia, que se estrenó en 1994 y volvió a jugar un Campeonato del Mundo en 2010, pero en ambos quedó eliminada en la primera fase. No obstante, en un país especialmente zarandeado por la crisis, los griegos han vuelto a recobrar la ilusión por su equipo tras haber completado una brillante fase de clasificación para el Mundial, en la que sumó 25 puntos, con 8 victorias, un empate y una sola derrota; sin duda alguna, una ruta notable que no le sirvió, sin embargo, para pasar de forma directa. En la repesca, no obstante, Grecia se deshizo de Rumanía y logró el billete para Brasil.

En el intento de volver a tener un papel digno en Europa, la selección de Santos ha mantenido su principal seña de identidad: una defensa de acero. Su pujanza atrás y su belicosidad han hecho que solo recibiera 4 goles en la fase de clasificación para el Mundial. En ataque siguen dependiendo de los contragolpes y la inspiración de Mitroglou, muy solo a veces. Bien pertrechados atrás, los griegos atacan con pocos efectivos y concretar arriba sigue siendo su asignatura pendiente.

La selección helena se plantea objetivos modestos para este campeonato. Encuadrada en el Grupo C del Mundial, junto a Colombia, Japón y Costa de Marfil, su objetivo es romper su techo en un Campeonato del Mundo y superar la primera fase. Para ello confía en la experiencia de su técnico, la prestancia de su distema defensivo y la benevolencia del sorteo, que le ha deparado un grupo sin rivales de gran peso. Lo que venga a partir de ahí será, sin duda, un sueño para una selección que siempre ha pinchado en las citas mundialistas.

 

Fotos

Vídeos