Más de 100.000 personas forman una cadena humana por el derecho a decidir

Cadena humana por el derecho a decidir. /
Cadena humana por el derecho a decidir.

Los asistentes han conseguido unir los 123 kilómetros que hay entre Durango, en Vizcaya, y Pamplona

AGENCIASDURANGO

La cadena humana organizada para reivindicar el derecho a decidir de los vascos ha conseguido unir este mediodía los 123 kilómetros que hay entre Durango, en Vizcaya, y Pamplona con más de 100.000 personas.

Los organizadores han calificado esta acción como "un éxito" y "un punto de inflexión" en la acción de la ciudadanía. Ander Larumbe, portavoz de colectivo 'Gure Esku Dago' (Está en nuestra mano), organizador de la cadena, ha declarado en Pamplona que "se ha reventado todas las previsiones" de participación, y que ha habido ciudadanos en todos los puntos kilométricos previstos.

Larumbe ha agradecido a los ciudadanos su "masiva movilización" y su "participación sin descanso, poniéndose en red a favor del derecho a decidir". "Somos un pueblo. Tenemos derecho a decidir. Es el tiempo de los ciudadanos. Este es nuestro mensaje, un mensaje profundo, que tiene calado, que aglutina a cantidad de ciudadanos de este país, de diferentes orígenes y estatus", ha continuado.

El portavoz ha explicado que "ha habido gente en todos los kilómetros", y que, si bien "no se sabe si en todos se han llegado a atar las manos" si dispone de información de que "la afluencia ha sido masiva". "El objetivo se ha superado con creces", ha subrayado Larumbe, quien ha señalado que durante la cadena "no ha habido incidentes", entre otras cuestiones "por la actitud positiva e imaginativa de los ciudadanos", muchos de ellos anónimos, ha indicado, "que se dan cuenta de que está en sus manos el derecho de este país y que no dejan que otros decidan por ellos". "Este es el potencial de Gure Esku Dago -ha continuado-, que más que una dinámica es una actitud de ciudadanos, que se dan cuenta de su potencial y responsabilidad".

Larumbe ha insistido en que la cadena de hoy "es un punto de inflexión, un albadonazo muy fuerte", por lo que "no es el final de nada, más bien el principio" de una serie de acciones, que se decidirán en los próximos días.

Ambiente festivo

Más de 900 autobuses han partido a primera hora de hoy desde diferentes municipios vascos y navarros para acercar a las personas inscritas en la iniciativa a los respectivos puntos kilométricos que les habían asignado para completar el recorrido. Así, desde las 10:00 horas los asistentes han ido ubicándose respetando las indicaciones que se habían pintado en la calzada y la cadena humana ha ido tomando forma, en una mañana soleada y con temperaturas veraniegas. Ha sido necesario redistribuir a algunos participantes para llenar algunos huecos que se habían creado, mientras la cadena humana contaba con varias filas de personas que se situaban en otros puntos.

En un ambiente festivo, los eslabones de la cadena ataviados con camisetas diseñadas por 'Gure Esku Dago' y portando numerosas ikurriñas, han aguardado en sus puestos por la reivindicación "Somos una nación, tenemos derecho a decidir, es el momento de la ciudadanía".

Representantes políticos

La iniciativa ha buscado sumar participantes a título individual y que instituciones, partidos y otras organizaciones queden en un segundo plano. Durante la cadena, se han escuchado gritos a favor de la independencia, y han unido sus manos por el derecho a decidir representantes de partidos de la coalición Bildu, como Hasier Arraiz (Sortu) y Pello Urizar (EA), diputados como Sabino Cuadra y Xabier Mikel Errekondo, entre otros.

La Policía denuncia el uso de niños para entorpecer su labor

Agentes de la Policía Nacional denuncian que los participantes en la cadena humana entre Durango y Pamplona están utilizando a niños pequeños para entorpecer la labor de las autoridades, según han informado fuentes policiales.

Estas mismas fuentes han indicado que, al menos en Pamplona, en un momento en el que los participantes en esta cadena humana intentaron cortar el tráfico (extremo que estaba prohibido por la Delegación del Gobierno) la Policía se ha encontrado con que entre cada dos adultos colocaban a niños pequeños, algunos incluso de entre 2 y 3 años, con lo cual la Policía veía dificultado su trabajo.

Por parte del PNV ha estado su presidente, Andoni Ortuzar, que se ha situado en el alto de Kanpazar, y los guipuzcoanos Joseba Egibar y Marker Olano, en Ataun, así como el senador Iñaki Anasagasti.

También han participado el coordinador de Aralar, Patxi Zabaleta, representantes de Podemos y Ezker Batua-Berdeak, además de catalanes que ya participaron en 2013 en una cadena humana que se desarrolló con motivo de la Diada, como el portavoz de ERC, Joan Tardá, que ha estado en Pamplona. Se han sumado el exlehendakari Carlos Garaikoetxea, el dirigente del PSC José Luis Uriz, y diversos dirigentes críticos con la actual dirección de los socialistas navarros.

La reivindicación ha contado con la exconsejera socialista Gemma Zabaleta, los secretarios generales de los sindicatos ELA y LAB, Adolfo Muñoz 'Txiki' y Ainhoa Etxaide, respectivamente, y una de las responsables de CCOO de Euskadi, Garbiñe Espejo. Asimismo, estaban el escritor que fue Premio Nacional de Narrativa 2009 Kirmen Uribe y el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos