El detenido por la agresión racista en el metro de Barcelona es menor de edad

El detenido por la agresión racista en el metro de Barcelona es menor de edad

La paliza fue grabada por una persona que acompañaba al agresor, que colgó el vídeo en YouTube este domingo

EFEBARCELONA

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un menor como presunto autor de la agresión racista ocurrida en el metro de Barcelona el pasado sábado, un ataque que fue filmado por sus compañeros, dos de los cuales también han sido imputados, y difundido en un vídeo en Youtube que les delató.

La policía autonómica ha informado hoy de que al supuesto autor de la agresión a puñetazos a un joven asiático, de 25 años, originario de Mongolia y vecino de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), se le imputa una falta de lesiones y un delito de odio y discriminación, y que ya ha sido puesto a disposición de la Fiscalía de Menores.

Otras dos personas, una de las cuales también es un menor, están imputadas en relación con estos hechos como coautores de la agresión y han sido citadas a declarar, entre ellos el que filmó el vídeo. El mayor de edad es de nacionalidad española y residente en el área metropolitana de Barcelona, según la policía.

La policía autonómica ha identificado a los tres imputados tras ver las imágenes de la agresión en un vídeo que filmaron con un teléfono móvil y que colgaron en Youtube y las que les ha facilitado Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) de las cámaras de seguridad.

Las investigaciones policiales a partir de la denuncia que presentó ayer de la víctima, los testimonios de pasajeros y otras imágenes han constatado que la agresión se llevó a cabo hacia las 22.00 horas del sábado, día 28, entre las estaciones de Sagrera y Fabra i Puig de la línea 1 del metro barcelonés, que los agresores salieron del metro en esta última y que el joven mongol volvió a subir al mismo vagón.

La víctima pidió ayuda a los servicios de seguridad del metro en la estación de Santa Coloma y fue atendido por el SEM (Sistema de Emergencias Médicas) que lo trasladó al Hospital del Esperit Sant de esta localidad, donde le atendieron por contusiones en la cara y parte del cuerpo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido personarse contra el detenido, según ha informado el primer teniente de alcalde y presidente de TMB, Joaquim Forn, que ha encargado a los servicios jurídicos municipales la fórmula más adecuada para hacerla efectiva. "Hay que hacer entender que la intolerancia y la xenofobia no tienen cabida en Barcelona", ha considerado Forn.

La organización SOS Racismo de Cataluña ha informado de que estudia emprender acciones judiciales por la agresión y ha ofrecido sus servicios a la víctima. Para la organización, este atentado es una muestra "flagrante y explícita" de la presencia del "racismo violento en nuestra sociedad y de su grado de normalización". La entidad ha celebrado en un comunicado la rapidez de las actuaciones de los Mossos d'Esquadra y de TMB y ha elogiado la "responsabilidad" de los ciudadanos que defendieron a la víctima, así como la colaboración de los vecinos para identificar al agresor.

La organización también ha pedido a la Fiscalía que se encarga de delitos de odio de Barcelona que lleve a cabo una investigación "adecuada y efectiva". "El racismo -sostiene la entidad- es una lacra para cualquier sociedad y hace falta luchar por su erradicación desde todos los ámbitos: administración pública, organizaciones sociales y ciudadanía".

El grupo municipal independentista de Unitat per Barcelona ha pedido al alcalde de la capital catalana, Xavier Trias (CiU), que convoque urgentemente una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad para aclarar y dar cuentas de la agresión racista.

El portavoz de Ciutadans, Matías Alonso, ha condenado también la agresión que se difundió a través de las redes sociales en un vídeo, en el que aparecía uno de los compañeros del agresor que en su Facebook tenía fotos con algunos de los líderes de Ciutadans. "Condenamos este tipo de agresión y de xenofobia", ha sentenciado Alonso, que ha asegurado que "ninguno de los jóvenes que aparecen en el vídeo es militante o simpatizante de Ciudatans y que, en caso de que lo fueran, "se les expulsará fulminantemente de las filas del partido".